Televisión: “Los asesinatos del Valhalla”

Teresa Suárez

En Reikiavik, capital del país y su ciudad más grande, la inspectora Kata Eligsson de la policía islandesa debe investigar una serie de asesinatos cuya brutalidad, modus operandi y firma, apuntan a que son obra de un asesino en serie. El atormentado Arnar, inspector de Oslo con un doloroso pasado, regresa a su Islandia natal para colaborar en la resolución del caso.

Una misteriosa fotografía conecta a todas las víctimas (¿también al asesino?) con un hospicio, El Valhalla, lugar que, como pronto descubrirán, de paraíso solo tenía el nombre.

Dirigida por Thora Hilmarsdottir, Davíd Óskar Ólafsson y Thordur Palsson, Los asesinatos del Valhalla es una serie islandesa de 8 capítulos de unos 45 minutos de duración cada uno.

Como cualquier noir nórdico o noir escandinavo que se precie, todo resulta extraño, muy extraño.

Colores fríos, impávidos, que convierten la historia en algo lejano aunque el crimen no entienda de fronteras. Personajes con impronunciables nombres imposibles de aprender. Infinitos paisajes helados que te empujan a arrebujarte bajo la manta aunque en el salón de tu casa el termómetro marque veinte grados. Un clima sombrío y oscuro que te hace apreciar doblemente la luz y el calor de nuestro sol. Macabros asesinatos a los que la nieve proporciona un escenario virginal donde la sangre resulta más roja, más espesa y más aterradora que en cualquier otro lugar. Y, por último, unos agentes atormentados, atascados emocionalmente, con problemas con la autoridad, escasas habilidades sociales, pésimas relaciones familiares y que, al igual que los auténticos Logreglan (policía del país más seguro del mundo), solo van armados con espray de pimienta y una porra (¡no llevan pistola!).

Mientras va detallando los entresijos de la investigación policial, la serie se adentra en la frustración laboral de Kata (pese a sus años de servicio se le niega el ascenso que se merece) y en las tortuosas relaciones familiares tanto de ella (divorciada, alejada emocionalmente de su madre y con un hijo adolescente supuestamente implicado en un delito grave) como de Arnar (distanciado de su padre y hermana a quienes hace años que no ve).

De telón de fondo la irresponsabilidad de los medios de comunicación que, con un sorprende acceso a información de primera mano, publican detalles escabrosos y datos confidenciales a diario sin importarles un bledo alarmar a la población ni la posibilidad de joder la investigación en curso.

También crítica la actuación política en la gestión de los recursos sociales. Su manera de mirar para otro lado cuando se denuncian situaciones de abuso e injusticia porque, admitirlas oficialmente, podría hacer peligrar su cargo.

La serie empieza floja, muy floja, pero hacia la mitad aumenta el misterio, la intriga y la acción por lo que, paulatinamente, te va enganchando.

Los asesinatos del Valhalla es una entretenida propuesta para pasar un buen rato en estos tiempos de zozobra.

Que la disfruten.

Puedes seguirnos en TelegramGoogle+, Twitter y Facebook

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s