“Ruido de cañerías”, de Luis Gutiérrez Maluenda, por Sergio Torrijos Martínez

Sergio Torrijos Martínez

Vuelve Maluenda y vuelve Atila de su mano. Aunque no es el mismo personaje de otras veces, es más, digamos, comedido, bebe menos y eso condiciona toda la novela. Es menos cáustico, menos mordaz y tiene sentimientos de empatía hacia otros seres humanos más allá de compartir un trago o dos. Es el amor, dirán algunos y probablemente tengan razón: un hombre supuestamente enamorado -como lo está Atila de Valentina-, puede tornar a mirar el mundo alrededor con otros ojos. El Raval parece menos sucio y sus ocupantes menos desesperados aunque sigan fluyendo esas fuerzas tectónicas por el subsuelo que tienen que ver con la mala vida y los delitos.

La novela es de consagración, pues se abandonan ciertos elementos y se toman otros. El autor retorna a los inicios del género y se dedica a criticar o despotricar o simplemente dejar a la luz a una parte importante de nuestra sociedad, en este caso la política y el poder y su larga mano de corrupción. La mirada descarnada y muy real sobre el mundo de la política y su afán de sobresalir por encima de todo modifica la dureza acostumbrada en Maluenda y nos muestra otro foco de irritación. El escritor emplea con mucho garbo recursos de género de muy alto nivel, no precisa perorar sobre la corrupción, la muestra, ni hablar largo y tendido sobre la maldad humana, la expone, ni tampoco sobre la codicia u otros defectos de la clase política, simplemente la pone sobre la mesa a modo de vaso de whisky y nos deleita escanciando ese licor.

Política y políticos, afanes de poder, mierda al viento, incluso llegando al deporte, existe otro mundo más negro, la respuesta es tan sencilla que simplemente asusta. No es la primera incursión del género negro en estas lides, ya muy tratadas. Es más, recuerdo una de las primeras lecturas de Chandler que también se adentraba en semejante mundo y si me parara a pensar seguro expondría varios casos más.

Durante esta novela he visto crecer a Atila, tanto que llegué a imaginarme, en el corto trayecto de lectura pues se lee casi de una sentada, que llegaría a dejar la bebida a voz en grito y rompiendo botellas de Vat 69. No conozco las ideas del escritor, es difícil dilucidar si se agarrará a la botella con fuerza o se tomará a otros secundarios para proseguir, pues es seguro que la novela es sólo una más de la serie. Pronostico unas cuantas entregas más aunque, claro, es difícil asegurar.

No puedo recomendar la lectura de la novela, soy parte implicada, así de sencillo, me considero un testigo privilegiado, por poder disfrutarla, de los hechos. Mi relación con los libros -que no con el autor- me hace no ser ecuánime y tampoco lo pretendo, aunque me veo incapaz de recomendarla porque me parecería deshonesto, sí animaría a cualquier lector a disfrutar de la obra. Si comienzan por ésta les aseguro que terminarán comprando las otras dos y si comenzaron con las otras terminarán en ésta. Es ineludible y seguramente insoslayable, vaya palabreja.

Creo que Maluenda y su Atila se hacen un hueco en la novela negra actual, lo hacen del mismo modo que haríamos cuando entramos en un bar abarrotado y entre permisos y codazos llegamos a la barra donde pedir un whisky, es decir, con educación pero con firmeza.

Ruido de cañerías
Luis Gutiérrez Maluenda
Alrevés

2 comentarios en ““Ruido de cañerías”, de Luis Gutiérrez Maluenda, por Sergio Torrijos Martínez

  1. A useful tip is becoming more popular but still relitavely unknown.

    To get a more competitive rate is to ask the insurance company when looking for a
    deal if they would be willing to highten the policy excess.
    should you opt for this you will make a fairly substantial payment
    if you have a crash but it is definitely great advice for
    careful drivrs.

  2. I am really impressed with your writing skills and also with the layout on your weblog.
    Is this a paid theme or did you modify it yourself? Anyway
    keep up the excellent quality writing, it is rare to see
    a great blog like this one these days.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s