Canciones dedicadas: “Lady Veneno”. Massiel

Teresa Suárez

Para reivindicar la presencia femenina en esta banda tan machota, nada como empezar 2017 con una viuda negra patria (según la clasificación propuesta en 1998 por Michael y C. Kelleher en Murder Most Rare, son asesinas seriales que matan a personas cercanas, maridos preferentemente, motivadas por interés económico, rechazo, celos o venganza) que demuestre al respetable que, puestos a matar, la mujer es capaz de hacerlo lo mismo que el varón, aunque siempre de manera más higiénica porque la sangre sale mal y a estas alturas, según Don Limpio y resto de anunciantes de productos de fregoteo, la limpieza sigue siendo cosa de chicas…

¡Dale Massiel!

Yo tuve tres maridos

y a los tres envenené

con unas cuantas gotas

de cianuro en el café.

Pero seguramente no me guardan rencor

pues derechos marcharon hacia un mundo mejor.

Mi vida es un infierno- se lamentó el primero-

no he de librarme nunca del negro pluriempleo.

Nos agobian las letras, las deudas y los plazos

y me persigue, atroz, la sombra del infarto.

Esto no es vida, es

sucumbir lentamente.

Yo aceleré su largo camino hasta la muerte.

El me dijo: querida, excelente café,

yo no sé qué le pones que me sabe tan bien.

Yo tuve tres maridos

y a los tres envenené

con unas cuantas gotas

de cianuro en el café.

Pero seguramente no me guardan rencor

pues derechos marcharon hacia un mundo mejor

Mi segundo marido

era un rico banquero,

con él no tuve nunca problemas financieros,

más se volvió celoso,

como un jeque oriental

y se hizo insoportable la vida conyugal.

Lo libré del insomnio

y de sus consecuencias

y durmió el sueño eterno

y las buenas conciencias.

Él me dijo: querida, que bueno está el café,

yo no sé qué le pones que me sabe tan bien.

Pero volví a casarme,

nunca he de escarmentar,

y mi tercer marido

fue un intelectual.

Él quiso liberarme

de todos mis prejuicios,

suprimir de un plumazo

mis anteriores vicios

y, para reformarme,

me puso a trabajar,

mientras él meditaba

tumbado en el sofá.

Lo mandé incorruptible

y puro al otro barrio,

tal como vino al mundo,

con los brazos cruzados.

Yo tuve tres maridos

y a los tres envenené

con unas cuantas gotas

de cianuro en el café

Pero seguramente no me guardan rencor

pues derechos marcharon hacia un mundo mejor.

Puedes seguirnos en Google+, Twitter y Facebook



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s