Reseña: “Contrarreloj”, de Eugenio Fuentes

contrarrelojNoemí Pastor

Dulce Francia

Me viene por vía familiar una cierta afición al ciclismo y por vía azarosa, por una de esas casualidades del destino que convierten a una en lo que es, una notable devoción intelectual por la “grandeur” francesa. Todo estaba conjurado, pues, para que abandonara yo esa tendencia cabezacuadrada mía a hincar el diente a los autores con su primera novela e inaugurara mis lecturas de Eugenio Fuentes con Contrarreloj, la sexta entrega de la serie de su detective Ricardo Cupido, que en esta ocasión vive una peripecia en el Tour de Francia.

Así es; afición y devoción me han llevado en ocasiones hasta los Campos Elíseos, a vivir la última etapa de la “grande ronde”, y hasta Argelès-Gazost, el delicioso pueblecito pirenaico de donde arranca Contrarreloj y de donde arrancan también todas las excursiones a sitios míticos del Tour como Aubisque, Cauterets, Hautacam, Luz-Ardiden, Tourmalet…

Me ha tocado el corazoncito, pues, encontrarme con estos escenarios de mis muchas andanzas por Francia y ha hecho que coja Contrarreloj con muchas ganas.

Canarian Connection

No soy la única a la que le ha sucedido, pues en varios artículos que he topado en Internet sobre Contrarreloj también aparecía citado. Y es que la conexión es fácil: lees “Fuentes, ciclismo y dopaje” y se te viene a la cabeza Eufemiano Fuentes Rodríguez, el médico deportivo canario que se vio envuelto en la Operación Puerto, por haber cometido presuntamente varios actos de dopaje entre 2002 y 2006.

Y por supuesto que me ha venido también a la cabeza otro Eufemiano Fuentes, el empresario grancanario secuestrado en junio de 1976 y posteriormente asesinado. Como la coincidencia en nombre y apellido es llamativa, siempre he pensado que el médico y el empresario pertenecían a la misma familia, pero no lo he podido corroborar.

El secuestrador del industrial Fuentes, en su primera llamada telefónica a la familia, se identificó a sí mismo como ‘Rojo 13 MPAIAC’, dejando caer la implicación en el delito del Movimiento por la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario. El 27 de marzo de 1977 el MPAIAC hizo explotar una bomba en el aeropuerto de Gran Canaria. Hirió a siete personas y anunció una segunda explosión; los vuelos fueron desviados al aeropuerto de Los Rodeos, en Tenerife, y el consiguiente caos fue una de las causas del accidente que se produjo ese mismo día en el aeródromo tinerfeño, ni más ni menos que el mayor accidente aéreo de la Historia, con 583 víctimas mortales.

¿Hay novela sobre todo esto? Si no la hay, debería haberla.

Pero vayamos con Contrarreloj

A pesar de su título acelerado, Contrarreloj es un relato apacible y templado como un verano en Francia, sencillo, ordenado, hábil, eficaz y muy clásico, muy de detective inglés y, a la vez, muy al estilo del XIX español, que siempre me ha gustado. La narración se enmarca dentro de la duración del Tour de Francia y eso le confiere una coherencia temporal que beneficia mucho al relato.

Lo protagoniza un exótico detective extremeño de apellido (Cupido) no menos pintoresco, que se hace acompañar de un ayudante, Alkalino, también inusitado. Son ambos, sin embargo, personajes ajenos a toda extravagancia, que pecan, acaso, de exceso de normalidad. Así, Cupido es un hombre tranquilo, sólido, de una pieza, estable pero vulnerable, sensato, creíble, nada duro ni alcohólico ni atormentado, pero taciturno, solitario, con un pasado un pelín oscuro y bastante ligón. Un tipo verosímil, como se lleva ahora; y bienvenida sea la tendencia.

A Fuentes se le nota el amor por las dos ruedas, amor que deja en herencia a su personaje. A este respecto, por ponerle alguna pega escribiré que el narrador se recrea demasiado en la épica y la bélica: la épica del esfuerzo y el dolor del ciclista y la bélica léxica con “enemigos, animales, lobos, depredadores…”.

Fuentes 1 – Nórdicos 0

Ese punto se lo concedo yo porque sí, porque esta es mi reseña y doy puntos a quien quiero y por todo lo que hacen (en general, mal) los nórdicos y Fuentes no.

Claro que Fuentes juega con la ventaja de sumergir su novela en un mundo relativamente conocido, tanto que puede convertirla en una novela à clé, con personajes más o menos reconocibles, lo cual siempre aporta una pizquita de morbo que se agradece.

Precisamente ahí es donde reside la fuerza de Contrarreloj, en los personajes. Fuentes se deja fascinar por las historias personales, por las reacciones emocionales y no necesita en absoluto recurrir a escenas de violencia ni, por supuesto, truculencia.

Y, como vamos acabando, os contaré qué es para mí lo mejor de la novela: sin duda, el retrato feroz de la víctima. ¡Ay, cómo me gusta cuando los asesinados te caen mal! Cuando son unos malos bichos, unas malas pécoras.

Fin

En agosto de 2012 estaba yo en Chicago cuando las portadas de los periódicos y los informativos televisivos se llenaron con “Enough is enough”, la frase con la que Lance Armstrong (sí, no hace falta ser Perico Delgado para darse cuenta de que el asesinado estrella de Contrarreloj es un trasunto de Lance Armstrong) comunicó su decisión de abandonar la batalla judicial y parar los recursos que había interpuesto contra los cargos de dopaje que se le imputaban. Meses más tarde, en enero de 2013, concedió a Oprah Winfrey aquella famosa entrevista en la que reconoció que había hecho lo que todos sabíamos que había hecho: doparse “por arrogancia” y por su “insaciable instinto de victoria”.

Pero en agosto de 2012, como digo, yo estaba en Chicago, pasando un calor de mil demonios y refugiándome en bares y restaurantes ruidosos y refrigerados, mientras veía en los informativos de la Fox o la CNN cómo al “Enough is enough” de Armstrong le sucedían las noticias sobre el simpar Ecce Homo de Borja y todo era tan hermoso como absurdo, delirante y surrealista.

 

Contrarreloj
Eugenio Fuentes
Tusquets
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s