Cine: “Loving Pablo”

José Luis Muñoz

Los villanos son muy literarios, o cinematográficos. El mal fascina tanto como los malvados. El señor de la droga y, por muy poco, señor de Colombia (un narco como presidente de un país visibilizaría cómo lo mafioso se imbrica en el poder político, en todo el poder, aquí y allá) quiso dar una imagen de Robin Hood (obra social a los suyos; bombas y serruchos a los otros) cuando no era más que un desalmado y psicópata egocéntrico sediento de poder que le hubiera gustado reencarnarse en uno de esos dictadores sangrientos de opereta que pueblan la historia trágica de Latinoamérica, desde Papa Doc a Trujillo pasando por Pinochet. Teniendo fresca las series televisivas (Narcos y Escobar) y, sobre todo, el excelente film del italiano Andrea di Stefano Escobar: Paraíso perdido con un Benicio del Toro inmenso en el papel del todopoderoso delincuente, lo tenía difícil el español Fernando León Aranoa (Madrid, 1968) para hacerle sombra a las narraciones fílmicas precedentes. Además, hay una saturación del personaje. Así es que llega en mal tiempo esta superproducción española.

En Loving Pablo el director de Los lunes al sol sigue el libro que la popular presentadora colombiana Virginia Vallejo (Penélope Cruz) escribiera sobre su romance con el rey de la droga Amando a Pablo, odiando a Escobar de quien se enamoró después de entrevistarle en su programa. Sostiene el libro, y por ende la película, que el personaje no era uno sino dos: el tipo encantador y seductor, familiar pero con doble vida, que era Pablo (amantes las que fueran, pero la familia, sagrada), y el despiadado capo de una banda asesina que aterrorizó al país y era Escobar capaz de volar un avión o descuartizar al oponente. Dr. Jekyll y Hyde. Naturaleza humana en estado puro.

Rodada con la pericia de un buen artesano, manteniendo el ritmo con buenas escenas de acción y una contención de la violencia que estalla al final (y es mucha, sobre todo en esa cárcel que el mismo Pablo Escobar se construye, en pleno delirio de realismo mágico, y en donde ajusta cuentas sierra eléctrica en mano con desleales), perfectamente ambientada en su rodaje colombiano, rural y urbano, y con un presupuesto holgado (helicópteros, vehículos militares, persecuciones, explosiones), sería una buena película sino hubiera un error de casting, y no me refiero a Javier Bardem que, sin estar a la altura de Benicio del Toro en el mismo papel, se transforma físicamente a lo Robert De Niro en Toro salvaje (barriga cervecera y papada incluida: dieta salvaje o extraordinarios efectos de maquillaje), sino a Penélope Cruz que, en cuanto aparece, estropea la escena y la vacía de todo verismo. Increíble constatarlo, pero no hay feeling en esa pareja real y uno echa de menos esa complicidad carnal que existía en Jamón, jamón del desaparecido Bigas Luna cuando eran un par de chicos que empezaban en eso del cine y no sabían que terminarían siendo matrimonio.

No ayuda en nada esa versión original con subtítulos en castellano (absurda apuesta para entrar en el mercado yanqui, imagino), que castiga los oídos del espectador con un inglés con acento colombiano que chirría, y se echa en falta buenos secundarios.

Puedes seguirnos en Google+, Twitter y Facebook

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s