Reseña: “Los crímenes del opio”, de Daniel Santiño

opioSergio Torrijos Martínez

Vamos a empezar por el final y así no nos liaremos mucho.

La novela me ha gustado. Lo he disfrutado. Ha sido una experiencia grata y entretenida. Es más, tiene momentos muy buenos y un ritmo de thriller muy bien logrado, tanto que hasta como lector llegas a sentir cierta angustia.

La novela posee tanto ritmo que pasas casi sin fijarte en los personajes, en sus manías y en sus maneras, todo es como el ritmo de trabajo de los policías, frenético. Todo se condensa y se contrae. Y tal vez esconda defectos en la creación de los personajes, alguno muy plano, y en el escaso peso de los secundarios.

El estilo, certero y austero, casa perfectamente con lo pretendido. Incluso se usa para perfilar a personajes y se basa en el lenguaje a pie de calle. Las florituras, las metáforas, las elipsis quedan para otro espacio.

La idea de poner un asesino en serie, psicópata y agresivo en Barcelona y su entorno tiene lo suyo, aunque aquí entramos en un campo donde ya es complicado conseguir una sorpresa, ya sea por brutalidad o por ingenio. Es un terreno sumamente trabajado, tanto en literatura como en cine o en televisión. Ya sabemos todos las tendencias psicopáticas, las prácticas más comunes y nada nos es ajeno. Pero, y este pero es importante, no sólo cuenta en ingenio de una atrocidad más o menos, sino que se pueden sumar otros elementos, como es el caso. En la obra no hay nada que chirríe, al menos en este aspecto, todo funciona bien, como un engranaje bien lubricado, lo cual es algo a sumar en el lado positivo.

Los policías son otro de los puntos que no deparan sorpresas.

Personas normales en un trabajo anormal. Se va tan deprisa que apenas vemos una ligerísima resma de su biografía, en algunos se obvia incluso, por ahí no existen novedades. Se intenta despoblar a la novela de personalismos, salvo los más básicos, y poner al lector al día de la investigación. Ahí, en ese punto, es donde esta lo mejor y más logrado de la novela, aparte del ritmo como ya señalé. Al lector se le proporcionan datos, se le administran con sapiencia y se le tiene como un integrante más del equipo de investigación, lo cual divierte y mucho. Las líneas de investigación casan perfectamente con lo que sería un trabajo real, incluso en la propia inmersión en el laberinto judicial y administrativo que toda investigación conlleva. También se percibe que el autor tiene experiencia en esos campos, ya que el delicado equilibrio que se mantiene con los superiores jerárquicos no puede ser más real.

A estas alturas no vamos a ponernos a hablar del contenido del libro, háganse a la idea de que se lo van a pasar bien, que van a leerse la novela en dos sentadas y tras terminar comprenderán que han disfrutado mucho.

 

Los crímenes del opio

Daniel Santiño
Roca Editorial

Puedes seguirnos en Google+, Twitter y Facebook


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s