Novela: “El huésped”, de Marie Belloc Lowndes

Sergio Torrijos Martínez

Reedita la editorial Menoscuarto esta novela de 1913, nada menos, y sólo puedo aplaudir semejante decisión. Una obra más que interesante, entra dentro de ese privilegiado grupo de clásicos, un pequeño y selecto grupo al que muchos pondríamos novelas fundamentales. Por lo pronto enlazo el universo que la autora recrea con ese mundo holmesiano, no por algo se nutren de una misma ciudad y unas maneras muy cercanas en el tiempo y las formas.

La obra está inspirada en los asesinatos del Jack más famoso, le ponemos algo de niebla, brutalidad y sobre todo ese Londres que le aporta todo el sabor a la narración. La obra, como todas las buenas novelas, tiene su tempo, es de otra época, avanza con lentitud pero de manera inexorable a un resultado que puede ser sorpresivo o por el contrario cargado de lógica, al final, comprendes que la autora tenía razón desde el comienzo y el desarrollo tiene tal grado de sensatez que incluso llega a sorprender.

Para que les pique el gusanillo les narraré parte del comienzo.

Un matrimonio, los Bunting, regentan una pensión que vive horas bajas. De pronto, un huésped decide alojarse en ella y salvar la inevitable decadencia económica de los dueños, pero no es un huésped al uso, es un personaje misterioso, con hábitos aún más misteriosos y su interrelación con los propietarios está cargada de pequeños encuentros y desencuentros.

Al mismo tiempo comienzan a ocurrir horrendos asesinatos por la ciudad y lo que parece en un principio una ilógica sospecha, poco a poco, va tomando forma y poniendo en una grave tesitura a los patronos. De un lado la inconcebible idea de tener bajo su techo a alguien despiadado se mezcla con el deseo de que todas esas pequeñas coincidencias sean sólo eso, una anécdota fácilmente explicable. En eso está basada la obra, en pequeñas coincidencias, en detalles que se van acumulando y que nos van dando un retrato casi completo de todo. El casi es aquí vital, toda la obra gira en ese casi, en esa sospecha y en esas anécdotas.

La novela se lee con pasión, pues aunque sospechas cosas no sabes de verdad como se conducirá el relato. La autora, con gran acierto, mantiene la tensión y es capaz de tener al lector en permanentemente incertidumbre, siempre a la espera de que algo desencadene el final, que se augura trágico de una manera u otra.

En resumen y para ir terminando, una obra de muy buena factura y mejor desarrollo, una obra de otro tiempo y que merece ser tenida en cuenta. Recomiendo a todos los lectores que se acerquen a ella, de una manera u otra sacaran buenas conclusiones de todo el artificio de ficción.

El huésped

Marie Belloc Lowndes
Trad.: Susana Carral
Menoscuarto

Puedes seguirnos en Google+, Twitter y Facebook

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s