Novela: “El zorro”, de Frederick Forsyth

Sergio Torrijos Martínez

Este autor no necesita presentación, seguro que casi todo el mundo ha oído hablar de él. Sus libros se han vendido con profusión e incluso alguno fue llevado a la gran pantalla con un notable éxito. El Frederick Forsyth que todos recordamos, yo no puedo olvidar aquella buena novela El cuarto protocolo, era un escritor hábil, que sabía combinar, con cierta maestría, el mundo del thriller internacional y cierto suspense en la trama, conseguía tener al lector en vilo e incluso sorprender. Sus tramas tenían un cierto poso de realidad y ese trasfondo de ficción que también sienta a la letra impresa. Ahora bien, si un escritor que proviene del mundo de la guerra fría no se adapta a la realidad mundial actual es cuando empiezan los problemas. Forsyth ha sustituido los enemigos naturales que eran el viejo bloque del este por ese complejo mundo del llamado “eje del mal” y claro las comparaciones, pese a ser odiosas, no permiten que esos enemigos tengan esa entidad que se les supone.

Ya partiendo de la base de que la novela busca la parcialidad, es decir y para poner un ejemplo, si un ataque cibernético, toda la obra trata sobre esto pero con poca gracia, causa unas mil muertes de técnicos pongamos iraníes, es un acto más de un conflicto larvado, si por el contrario los malos, esos fanáticos iraníes matan a un par de civiles británicos por error, es un acto de tal maldad que no existen palabras para describirlo. Así entramos en esa disyuntiva de los buenos y malos y todo se reduce a un nivel de simplicidad que aburre. Es una película que ya conocemos y que sabemos cuál va a ser el final. Lo peor es que sospechamos ese final desde la página treinta, aproximadamente.

No quiero que ustedes piensen que me alineo con el eje del mal, dios me libre, ya sabemos la sagacidad y maldad de ese tenaz grupo de países, capaces de urdir una conjuración tan a largo plazo como para financiar a algún partido político español, lo siento, me cuesta resistir la carcajada.

La obra, creada probablemente para el mercado de la literatura de viajes, es decir de quiosco, es tan previsible como sus personajes y sus tramas, pues eso, tan planas como la campiña inglesa. Si ahora les explico que la obra trata sobre un superhacker informático, inglés claro está, que es convencido para trabajar a favor de los buenos y gracias a su excelsa actividad hackea o destroza lo que se le ponga por delante y, claro, está dirigido por una mente preclara de la inteligencia británica, un espía de, cómo no, extrema habilidad, supongo que ya no les sorprenderá nada de la trama.

Si terminé la lectura fue para evitarles a ustedes este viaje, háganme caso: no merece la pena. Puede que a algún adolescente atacado por las hormonas y amante de la biografía de Bush hijo le pueda interesar al resto lo dudo mucho.

El zorro

Frederick Forsyth
Trad.: Carlos Abreu Fetter y Efrén del Valle Peñamil
Plaza & Janés

Puedes seguirnos en Google+, Twitter y Facebook

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s