Novela: “Mi dulce niña”, de Romy Hausmann

mi-dulce-ninaSergio Torrijos Martínez

La novela habla de chicas desaparecidas y de aparecidas en mitad de un bosque, también de reclusión en una cabaña en mitad del bosque, donde alguien, controla todo el entorno, desde la comida hasta el aire que se respira. Así narrado todo nos suena a algo, a alguna película o alguna serie e incluso a alguna novela, pero la autora es capaz de variar el previsible guión, ya sabemos la investigación policial, la detección del criminal y demás por algo diferente.

Por lo pronto la novela es narrada desde varios puntos de vista, padre de la desaparecida, una víctima y también una niña, hija de la desaparecida. Así lo que en un primer momento sería muy trillado toma un rumbo nuevo, la psicología, la recreación del mundo interior de esa cabaña, repleta de normas y de leyes no escritas, la educación recibida por esos menores que no son conscientes de la falta de libertad puesto que nunca la tuvieron y sobre todo el trauma en el aspecto más general que sufren quienes han pasado por algo así. La autora coloca todas las piezas de forma muy ordenada y nos ofrece pequeños avances, ligerísimas pistas, todas muy bien colocadas, de tal forma que vamos viendo que el entramado inicial tiene multiplicidad de aristas.

También creo que la paciencia a la hora de narrar, sin precipitarse en ningún momento, es algo fundamental para que la obra funcione, pues el lector mantiene el interés de manera constante, siempre sin tener muy claro por donde discurrirá pues poco a poco se aleja de lo más habitual y común.

No es una obra violenta aunque está repleta de ella, pero no es explícita sino que la imaginas y se puede hasta tocar en algunos momentos, al igual que la grima y el sufrimiento de algunos personajes, que están tan bien narrados que parecen cercanísimos.

No quiero contar mucho del argumento puesto que hay está lo principal de la obra, que por mucho que imaginas no tienes la menor certeza de cómo avanzará, lo cual, tratándose de un tema ya tocado tiene su mérito.

Como obra literaria es buena, desasosegante como poco y toca algunos temas verdaderamente interesantes, léanla, es una lectura muy buena para el verano y me cuentan.

Mi dulce niña

Romy Hausmann
Trad.: Laura Manero Jiménez
Alianza de Novelas

Puedes seguirnos en TelegramTwitter

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s