“Los corruptores”, de Jorge Zepeda Patterson, por Jesús Lens

Los-corruptoresJesús Lens Espinosa de los Monteros

Entiendo que el mundo de las redes sociales, amén de desconocido, sea incómodo, molesto y, en general, un coñazo manifiesto para decenas de escritores, incluidos los de género negro y criminal. Y no necesariamente solo para los mayores de treinta y cinco años…

Pero, ¿es creíble una novela policíaca cuya acción transcurra en la segunda década del siglo XXI, sin alusiones a Youtube, Facebook o Twitter?

Lo que son los prejuicios, los aprioris y los lugares comunes…

Mi querido Paco Camarasa, el librero Negro y Criminal, me hace llegar Los corruptores, de Jorge Zepeda Patterson y, al mirar la contraportada, leo: Ciudad de México… actriz… cuerpo salvajemente mutilado…

Y ahí sale el listo que todos llevamos dentro. El Listorrillo de los Cojones, como lo describía mi hermano: “Bueno, pues ya está. Otra novela mexicana sobre el narco, las decapitaciones y la manifiesta brutalidad de dicha sociedad”. Y listo. Ea. Ahí va. Al montón de las Lecturas Pendientes… Sin Excesiva Urgencia.

Hace unos meses, cuando se anunciaron las cinco novelas candidatas al Hammett a la mejor novela policíaca del año 2013 escrita originalmente en español, junto a la magistral (y a la postre ganadora) La estrategia del pequinés, me encontré un título que me sonaba. Los corruptores. De Jorge Zepeda Patterson.

En ese mismo instante, la novela editada por Destino (cuyo formato alargado me parece de lo más elegante y atractivo, dicho sea de paso) pasó al montón de las Lecturas Urgentemente Pendientes.

Y sí. Es cierto. La historia comienza con el asesinato de Pamela, popular actriz mexicana ya entrada en años. Pero, de inmediato, un nombre muy particular se cuela en la narración: Britney Spears. Y un concepto: leer un artículo de prensa… en una pantalla, y no en el papel de toda la vida. Y tenemos al PRI. Pero no al PRI de toda la vida, sino al nuevo PRI. El PRI que sustituyó al PAN en el gobierno… ya entrados en 2012.

A partir de ahí, nombres como el de Cristina Kirchner irán de la mano de conceptos como hashtag, redes sociales, hackers, localización por satélite, twitter, facebook, youtube, etcétera.

En pocas palabras, que junto a la saga de Bevilacqua y Chamorro de nuestro Lorenzo Silva, Los corruptores es la narración más contemporánea que he leído últimamente. Contemporánea en el sentido de conectada con su tiempo. Contemporánea porque pone al servicio de la trama y de los personajes esa tecnología que, unos con más gusto y otros con más pesar, todos utilizamos en nuestro día a día. O casi.

Cuatro amigos. Cuatro chavales jóvenes e idealistas a los que la vida ha llevado por caminos muy diferentes; se verán obligados a reunirse de nuevo por culpa de la muerte de Pamela. Uno es periodista. La otra es representante pública, de un partido progresista, el PRD. El tercero ha desempeñado un importante papel en los servicios secretos de México y el cuarto, Tomás, lleva una vida más anónima y tranquila.

De ellos, unos tienen familia. Otros la tuvieron. Unos tuvieron ambiciones. Otros, las vieron colmadas. Algunos mantienen las ilusiones. Otros son unos cínicos descreídos y de vuelta de todo. Pero el asesinato de la famosa actriz de telenovelas obligará a los cuatro amigos a enfrentarse a sus creencias, a sus convicciones y a sus contradicciones. Y al pasado, claro. Ese pasado que los ha conducido a un presente y que, paradójicamente, puede privarles de un futuro.

A través de una narración vertiginosa, cuya acción se concentra en unos pocos días, desgranada casi hora a hora, Jorge Zepeda Patterson nos sitúa frente a la realidad de un México tan complejo como siempre, tan atractivo como siempre, más fascinante que nunca.

Y lo mejor es que el autor nos “amenaza” con contarnos más aventuras protagonizadas por los amigos. Por Jaime, Tomás, Amelia y Mario… o por algunos de ellos, al menos. Personajes que ya forman parte de mi universo lector negro y criminal y a los que te recomiendo encarecidamente que hagas por conocer.

Te van a gustar, aunque haya veces en que te apetecería romperles la cabeza. Pero, ¿a quién le gustan los amigos que nunca te dan una sorpresa, un disgusto o un quebradero de cabeza?

Los corruptores
Jorge Zepeda Patersson
Destino

Puedes seguirnos en Google+, Twitter y Facebook

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s