“Toro”, por Teresa Suárez

CARTEL TOROTeresa Suárez

La presa.

Tras pasar cinco años entre rejas por un trabajo que se torció en el último momento Toro, el menor de tres hermanos, se reencuentra, muy a su pesar, con uno de ellos de cuyo nombre hubiera querido olvidarse.

López, claro exponente del Síndrome del hijo del medio (atrapado entre el mayor a quien todos respetan y el pequeño que goza de las preferencias del jefe del clan), mientras encuentra su lugar en el mundo se mueve por la vida con baja autoestima, poco compromiso y menos cerebro por lo que siempre anda metido en problemas de los que consigue salir, más o menos airoso, hasta que se le ocurre la genial idea de robar a The Boss, desencadenando con ello una persecución, a vida o muerte, en la que arrastrará a toda su familia.

La presencia del mítico Toro de Osborne, icono del diseño español a quien Bigas Luna elevó a la categoría de estrella gracias a Jamón, jamón, y estar ambientada en Torremolinos, Benalmádena y Fuengirola, entre otros lugares, grita a los cuatro vientos que esta huida tan a la americana transcurre, bajo el sol andaluz, en la España de charanga y pandereta que diría Machado.

El cazador.

Católico y apostólico, de nombre Romano, un Padrino cañí, devoto de Santa Lucía y aficionado a la Semana Santa (“gran pagano, se hizo hermano de una santa cofradía;
el Jueves Santo salía, llevando un cirio en la mano, — ¡aquel trueno!—, vestido de nazareno”), que tan pronto recibe la hostia consagrada como se consagra a repartirlas quitándoles la “h”.

Hasta aquí el argumento.

Debo decir que es mi primera vez con Kike Maíllo y, como suele suceder, no ha resultado demasiado placentera.

Un soufflé noir (un plato sencillo cuyo resultado, si le coges el punto, es espectacular) que pese a contar con ingredientes de primera calidad, según avanza el metraje se deshincha por momentos sin lograr el requisito principal de este suculento postre y que no es otro que mantenerse “inflado” desde que llega a la mesa hasta que el comensal termina de tomarlo.

¿Cuál es el problema? Que el GUIÓN está elaborado a base de elementos perecederos (aquellos con mayor probabilidad de estropearse o descomponerse), que por absurdos, previsibles y simplones, hacen de la película un producto de consumo poco recomendable.

Los actores, con lo que el director les da, hacen lo que pueden para camelarse al respetable sin conseguirlo. Por poner un ejemplo, ¡como nos vamos a tomar en serio a un delincuente que guarda todo su dinero en el mismo pisito que utiliza de picadero y cuya ubicación, para más inri, conoce hasta el más memo del clan mafioso!

¿Road movie? Más bien un pacá y un payá sin sentido, que no solo consigue que los personajes parezcan tontos sino que lo sean.

Podría seguir enumerando la larga lista de incoherencias y desatinos que he encontrado, pero se lo dejo para aquellos aficionados que decidan comprobar en sus propias carnes si tengo o no razón.

He leído por ahí que algunos críticos alaban el trabajo de José Sacristán en esta película y tengo que decir que no puedo estar más en desacuerdo. Considero que su interpretación de ese hampón bético (intento fallido de calco de los padrinos de la ‘Ndrangheta, la mafia con origen en la región de Calabria), con una súbita e inexplicable afición a la enucleación ocular (extirpación quirúrgica del globo ocular), es la pieza que más chirría en el engranaje. De hecho pienso que ni él mismo se lo cree y a eso se debe el careto de “me lo deben y no me lo pagan” que luce tanto en misa como repicando, es decir, toooodo el rato.

En cuanto a Mario Casas convence más como “toro bonito nació pa sementar. Las vaquillas lo siguen no lo dejan descansar”, en palabras de El Fary, que como torito bravo.

Kike Maillo ha definido su película como cine negro con mucho color.

Se le ha olvidado borrar los tachones que deslucen y oscurecen el conjunto.

¡Una pena!

 

Puedes seguirnos en Google+, Twitter y Facebook

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s