Reseña: “Yo, el jurado”, de Mickey Spillane

juradoSergio Torrijos Martínez

Mickey Spillane, nada menos. Y para aquel que no le suene de nada, que puede darse el caso, podríamos citar a su personaje, Mike Hammer. Para toda una generación en la que me incluyo, el bueno de Mike tiene el rostro de Stacey Keach. Aquel detective privado ligón y socarrón al que nunca se le caía el sombrero y que dejaba aquella apostilla, “tomaré nota”, cuando alguna bella mujer se le declaraba.

No estamos hablando del ligón James Bond sino de otro tipo de personaje, más a pie de calle, más de asfalto y con mucho menos glamour: Hammer representa el tipo duro y machote al que no le importa dar de hostias y que tampoco teme a lo que es o en lo que puede convertirse. Es justo y vengativo, machista recalcitrante y violento cuando se precisa. No es el mismo personaje en las novelas que en la serie televisiva, sin duda en la televisión se le hizo más ligón y menos violento, en la ficción escrita representa a un personaje muy de época. Sin duda los americanos de la postguerra se veían reflejados en él.

La saga de Mike Hammer comienza con esta novela, Yo, el jurado, y lo hace a lo grande, con el Hammer más visceral. Véanlo con un ejemplo:

“Pero también poseo un permiso de investigador privado que me autoriza a empuñar un arma, y eso basta para que me teman. Soy malo cuando odio, Pat. El día que le eche el guante al que se ha ensañado de este modo, deseará no haberlo hecho. No se hará esperar el momento en que tenga un revólver en la mano y delante de mí al asesino. Cuando eso llegue, le miraré a la cara, le meteré una bala en el intestino y aguardaré a verle morir para saltarle los dientes de una patada”.

Ahora les comento que la novela se publicó originariamente en 1947 y, por lo que han podido leer, el bueno de Mike no se corta, al menos sobre el uso de cierto sadismo, en la venganza. Si leen ahora cualquier novela policíaca no encontrarán ese grado de visceralidad, pero en Spillane y en Hammer es un ingrediente más del propio personaje.

La novela arranca con el asesinato de un amigo de Hammer, un compañero de trinchera que le salvó durante la guerra. Hammer se apresura a sumarse a la investigación aunque con propósitos muy personales.

La obra empieza con un nivel de violencia elevado y se mantiene durante toda la narración. Resulta extraño que Hammer/Spillane sea tan desmedido en la violencia y tan comedido en el sexo. Sí créanlo, el detective privado es bastante pacato, ya se sabe, cosas de la sociedad americana de mediados del siglo pasado, que no tenía ningún reparo en masacrar cualquier población al completo pero una escena de sexo era excesiva para ellos.

Cuando leo clásicos, y éste sin duda lo es, imagino las escenas en blanco y negro, los personajes con americana y sombrero y esa incesante actividad de una gran ciudad como era la Nueva York de entonces. En este caso el rostro de Steacy Keach me acompañó durante todo el trayecto, pendiente de las idas y venidas del bueno de Hammer e imaginándome a las bellas señoras que aparecían entre sus líneas. También a los malos que, cómo no, asoman por doquier y son malos de los de antes, de los que no poseen una idea buena.

No me lío más, un clasicazo de época. Una lectura imprescindible y sumamente divertida, un placer de lectura como también lo es poder hablar de ella. Si tienen ocasión, no pueden permitirse no meter a un Spillane en su vida. Háganlo y no se arrepentirán.

 

Yo, el jurado
Mickey Spillane
Bruguera Club del Misterio

Un comentario en “Reseña: “Yo, el jurado”, de Mickey Spillane

  1. Yo lo tengo en mi biblioteca junto a los clásicos. sin duda su sello característico es la violencia, directamente dirigida hacia el “malo”. Sus libros son entretenidos, y eso es lo único que pretenden.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s