Reseña: “La canción de las sombras”, de John Connolly

Por Cristina de @abrirunlibro

Una doble perspectiva sobre el mal. Una vuelta de tuerca al crimen de siempre para ofrecer un nuevo registro a la novela de detectives actual. John Connolly utiliza ése plus sobrenatural en su serie negra de Charlie Parker y con notable éxito aunque son varias las voces que no terminan de comprender que el escritor incluya lo preternatural en sus libros. De hecho, y a pesar de ser un autor superventas, curiosamente en Europa –John Connolly es irlandés−, sus novelas no funcionan tan bien como en los EUA al combinar las dos caras de la malignidad: la parte humana del crimen y la antinatural. En una entrevista reciente para EFE y con motivo del Premio de Honor del Festival Aragón Negro, John Connolly expuso que para él, “ambos géneros son casi antagonistas: uno es muy lógico y el otro va en contra de la lógica. Pero para mí no supone un problema hacer una combinación de las dos tradiciones”. Y a John Connolly le interesa hablar sobre ello y a muchos lectores, entre los que me incluyo, precisamente nos gusta ese elemento diferenciador de las dos prácticas en un mismo libro.

La llegada de Parker a una pequeña y tranquila localidad de Maine, Bereas, alterará la rutina de los habitantes ante la próxima presencia del detective. Éste, que se instalará en la población durante un período de tiempo indeterminado para recuperar la salud después de las lesiones sufridas en su último caso, intranquilizará a una comunidad tradicional y conservadora. Inmediatamente después a los preparativos de seguridad correspondientes en la casa donde vivirá Parker, éste aterrizará en la que será su nueva vivienda situada al lado del mar entre dunas, en un lugar prácticamente deshabitado excepto por tan sólo otra casa vecina algo alejada. Allí vive una mujer joven con su hija Amanda aquejada de SFC –Síndrome de Fatiga Crónica−. Charlie Parker y Amanda tendrán un encuentro en la playa mientras éste realiza ejercicios de rehabilitación. Parker enseguida comprenderá que Amanda es diferente.

John Connolly trata en La canción de las sombras un tema muy complicado como es el intercambio de favores entre nazis y el gobierno americano durante más de cuarenta años. Una especie de “quid pro quo” donde en pleno Telón de Acero, después de la II Guerra Mundial, la información facilitada por los criminales de guerra nazis sobre el comunismo fue de suma importancia para Norteamérica. Por este motivo los nazis no tan sólo no fueron perseguidos sino que pudieron instalarse e iniciar una nueva vida en los EUA. El escritor nos contará los asentamientos de comunidades afines al nazismo en una trama muy interesante donde la ficción demostrará las consecuencias posteriores de aquel intercambio de favores como, por ejemplo, el gran problema moral que ha conllevado aquella injusticia entre los ciudadanos.

El arranque de La canción de las sombras es sorprendente y muy alejado de los inicios a los que estamos acostumbrados y que priman casi por doquier actualmente en la novela negro-criminal como puede ser, por ejemplo, un crimen feroz en las primeras páginas a través de una escena impactante. De hecho, la novela empezará con el trastorno de un agente inmobiliario con poco trabajo de Bereas al saber quién será el nuevo inquilino de una casa que no lograba alquilar. Las imposiciones que deberá cumplir a regañadientes –como por ejemplo no poder disponer de una copia de las llaves de la vivienda y otros menesteres– serán un contratiempo para un hombre burocratizado. Un principio divertido y muy ameno hasta que casi inmediatamente John Connolly nos pondrá en situación con la aparición de Charlie Parker. Un Charlie Parker herido, débil y muy deteriorado que, escudriñando con la mirada la playa, las dunas y las dos casas en un entorno casi hostil, provocará el primer fogonazo importante en el lector siendo éste perfectamente consciente de la trascendencia del lugar.

Charlie Parker, ése ex policía reconvertido a detective privado que puede hablar con su hija muerta. Unos ayudantes inseparables como Louis, asesino profesional y su pareja Ángel, atracador retirado. Todos conforman un mundo de ficción en la saga del detective creado por el hábil John Connolly que ha asumido un nada despreciable éxito gracias a unos personajes y a unas tramas que son tangibles aunque éstas se encuentren rodeadas de sombras y fuerzas tenebrosas. Unas novelas que se disfrutan gracias a los argumentos potentes como el que nos trae ahora con el nazismo presente en La canción de las sombras y donde el autor demuestra, una vez más, cómo pueden convivir en una misma novela dos géneros como el negro-criminal, y con la denuncia por el abuso del gobierno americano en el caso de los criminales de guerra nazis, y por otro lado el del mundo sombrío de las tinieblas en una trama vibrante y muy bien ejecutada.

 

La canción de las sombras
John Connolly
Trad.: Vicente Campos González
Tusquets
 

Puedes seguirnos en Google+, Twitter y Facebook

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s