Reseña: “Círculos”, de Manuel Ríos San Martín

Sergio Torrijos Martínez

Llevo días dándole vueltas a esta novela y todavía no sé decir si merece la pena una reseña o no. Tengo tantas dudas que creo que no voy a ser capaz de saber en qué lado de la balanza se sitúa.

Como obra literaria tiene tantas cosas en contra y de tal peso como otras a favor. Por momentos he llegado a pensar que no es una novela sino un guión de televisión novelado, en otros momentos me ha parecido que el juego entre ficción y realidad esta tan bien conseguido que supera lo que sería una obra literaria al uso y después… Así ha sido toda la lectura, un tobogán constante.

Los personajes me han parecido similares, se mezclan algunos muy logrados como el policía Jellineck, personalmente me ha encantado, con otros como Patrizia, muy estereotipados. Incluso la ficción, con toques de distopia, mezcla retazos de una realidad muy cercana a nosotros y una certera reflexión sobre los medios de comunicación y estos llamados mass media que ejecutan una serie de aculturación a escala global. Se entra así en un círculo, como el propio título indica, donde al espectador/cliente/comprador se le ofrece lo que desea y cada vez desea/quiere más, mezclando la emoción de la vida diaria con una “supuesta” emoción que nos ofrecen los medios de comunicación.

Sí, está manido el asunto pero nadie se había atrevido a llevarlo a este extremo. Porque, aunque haya círculos, de lo que trata la novela es de extremos, y al final, después de separar el trigo de la paja queda el crimen, el delito y los muertos.

Por ahí creo que la obra flojea, la trama criminal es apenas un esbozo, una pincelada de trazo demasiado grueso que no termina de congeniar o, al menos a mí, no me ha parecido que tenga la entidad de la propuesta del autor.

La obra -ya no voy a hablar del argumento aunque puedo adelantarles que se inicia con un crimen en directo y de ahí al infinito- refleja una sociedad decadente, a modo de fin de ciclo y que en cualquier otro momento de la historia nos indicaría que estaría al borde de un cambio o de una ruptura profunda, pero ya hemos perdido la capacidad de discernir los movimientos sociales pues estamos muy pendientes del próximo comentario de Twitter o de cualquier otra red social. Y esa decadencia social, descrita con unos someros trazos pero con gran maestría por parte del autor, junto con la impresión terminal de un sistema socio/político que agoniza en directo, hace que la carga del escenario supere, en algunos momentos, a la trama, y nos deje con una sensación de profunda incomodidad, algo que el autor seguramente pretendía.

Como pueden ver no me aclaro, no sé decirles si merece o no la pena, léanla y juzguen ustedes, a mí me ha desasosegado y no soy muy dado a sufrir esos estados gracias a la letra impresa.

 

Círculos
Manuel Ríos San Martín
Suma de Letras

Puedes seguirnos en Google+, Twitter y Facebook


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s