Novela: “La ola detenida”, de Juan Carlos Méndez Guédez

Marta Marne

Magdalena Yaracuy no es una mujer acostumbrada a los convencionalismos. Por ello, cuando conoce a José María en una exposición sobre Severo Sarduy y descubre que está casado, no tiene ningún problema en irse a la cama con él. Por supuesto, es él el que tiene un compromiso con su esposa, y si para él no es un problema para ella tampoco. Las dificultades surgen cuando tras una dolorosa enfermedad la mujer de José María muere. Él comienza a pasar cada vez más tiempo en casa de Magdalena hasta que este le roba por completo su espacio y su intimidad. Precisamente por ello, pone tierra de por medio y se refugia en el sur de Francia.

Tras varios días tratando de aislarse descubre que alguien la sigue. No puede creer que José María haya contratado a alguien que dé con ella. Sin embargo, cuando finalmente habla con el hombre que se convierte en su sombra, descubrirá que la busca por razones muy diferentes. Trabaja para un político español muy influyente y conservador que necesita que localice a su hija Begoña. Por lo visto, las últimas noticias que han tenido de ella son a través del rastreo de una operación en un cajero de Venezuela. Tras negociar las condiciones y el sueldo, Magdalena volará a Caracas para tratar de dar con la niña pija perdida, creyendo erróneamente que será un asunto sencillo de zanjar y que Begoña es una inocente víctima de todo esto.

La ola detenida es una novela de detectives de corte clásico, adaptada a los tiempos modernos. La protagonista escogida por Juan Carlos Méndez Guédez es una mujer liberal y moderna, una investigadora que, además de resolver este tipo de casos, también tiene algo de bruja y utiliza toda esa sabiduría tradicional como ayuda en su trabajo. A pesar de que en un principio puede desconcertar un poco su altivez y su soberbia, poco a poco descubriremos que no le queda otra para poder sobrevivir en un mundo de hombres crueles y despiadados. Las dosis de humor que el autor pincela aquí y allá, sirven para que página a página termines encariñándote de Magdalena y apreciando todo su carisma.

La historia tiene un marcado ritmo de thriller, la narración es ágil y la acción es constante. A través de estos recursos, Méndez Guédez consigue que los lectores se devoren las poco más de trescientas páginas del libro en dos tardes. Así, nos adentramos en la historia de cabeza y no es hasta terminar la novela cuando te paras a reflexionar sobre todo lo que acabas de leer.

Caracas está considerada como la capital más peligrosa del mundo. 2016 se ha cerrado con 5.741 muertes violentas en la ciudad, el número más elevado de la década. Estamos ante una sociedad completamente militarizada, con una cotidianidad en el uso de armas abrumador, y con un alto riesgo de morir tan solo por el hecho de salir a comprar el pan. No estamos hablando de armas “cotidianas” (si es que un arma de fuego puede llegar a considerarse cotidiana), sino de armas de uso exclusivamente militar que han llegado a manos de grupos paramilitares con el beneplácito del Gobierno. Granadas, gases lacrimógenos, AK-47…

Como bien dice el autor en uno de los diálogos del libro “en este país solo puede ser culpable el que es inocente”. Y es que La ola detenida está plagada de reflexiones acerca de la terrible situación que padece el país. La forma escogida por el autor para transmitir el ambiente que se respira en Caracas es a través de la acción de la novela. Podría haber optado por una narración más descriptiva acerca de todo esto que quiere que el lector se lleve a cuestas. Sin embargo, en esta novela resulta mucho más efectista ver cómo escoge el camino equivocado una y otra vez debido a que el panorama es tan distinto a cuando ella se fue que ya no es capaz de actuar como lo haría un caraqueño. La normalización de las muertes violentas, la forma de reaccionar de quienes se topan con una, los horarios a los que resulta mínimamente seguro transitar por las calles, la politización del secuestro. Resulta terrible pensar en el día a día de los habitantes de Caracas, una ciudad que aparentemente no está en guerra, pero cuyo número de bajas podría asemejarse al de una guerra civil.

Juan Carlos Méndez Guédez se considera a sí mismo más cuentista que novelista, pero eso no le impide tener ya diez novelas publicadas en su trayectoria, frente a siete colecciones de narrativa corta. Con La ola detenida aborda por primera vez el género negro con la creación de un potente personaje que bien podría dar para tratar de crear una serie, algo que como ha confesado el autor en más de una entrevista tiene en mente. Veremos a dónde nos lleva Magdalena la próxima vez.

La ola detenida
Juan Carlos Méndez Guédez
Harper Collins
Puedes seguirnos en Google+, Twitter y Facebook

Un comentario en “Novela: “La ola detenida”, de Juan Carlos Méndez Guédez

  1. Pingback: Última página... Enero 2018 - Leer sin prisa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s