Novela: «En el descuento», de Jordi Ledesma y José Ángel Mañas

en el descuentoTeresa Suárez

Sinopsis:

«El cojo Chúster —un juguete roto del fútbol— acaba de salir de la cárcel después de comerse un «marrón» de cinco años por no delatar a su jefe y amigo Francisco. Consciente de que le debe una, Francisco lo acoge nada más salir en su primer permiso y le propone un trabajito rápido y suculento para ese mismo fin de semana. Lo que debía ser un viaje tranquilo entre Madrid y Barcelona, acabará por convertirse en la noche más salvaje, donde Chúster jugará contra la muerte el derbi de su vida».

Así presenta la Editorial Alrevés la nueva novela, a cuatro manos, de José Ángel Mañas y Jordi Ledesma.

Mientras conocía a otros escritores de la generación de novelistas neorrealistas españoles de la década de 1990 (como Ray Loriga o Lucía Etxebarria), a la cual pertenece, de Mañas no había leído nada, pero sabía de su existencia por la adaptación cinematográfica de Historias del Kronen.

De Jordi Ledesma soy ferviente admiradora desde que La noche sin memoria me introdujo de lleno en su particular universo. Lo que nos queda de la muerte reafirmó mi adhesión incondicional a un autor cuya originalidad, creatividad y manera de narrar, lo sitúan dos o tres escalones por encima del resto de autores que pululan en esto de lo negro y criminal.

Dicho lo cual, ¿qué esperaba encontrar en este nuevo trabajo de mi adorado Jordi y el desconocido, hasta ese momento, Mañas? La verdad, no lo sé.

En esto de reseñar, son mayoría los que se dedican a la crítica celebratoria (mucho más gratificante, donde va a parar), que quienes lo hacen por el compromiso, con ellos mismos y los otros lectores, de escribir (siempre desde el respeto y teniendo claro que las opiniones son personales y nunca palabra de ley) lo que verdaderamente te ha inspirado un libro.

Ser de las segundas, lo más que te suele acarrear es la ojeriza eterna del autor/a reseñado y una sarta de insultos de sus seguidores en redes sociales, en ocasiones espoleados por el propio escritor.

Así que, tras leer en la contraportada del libro, cortesía de Alexis Ravelo, que En el descuento «está narrada con la voz del talego y huele a Donald E. Westlake y Ted Lewis, por eso el lector avezado sabe desde las primeras líneas que vale la pena seguir al Chúster en su camino a la perdición», o en la sección de Calibre 38 El rincón oscuro, cortesía de Jesús Lens, que es «para los amantes del noir canónico, áspero y seco como los acuíferos de Doñana, para los aficionados al hard boiled duro como la cara de Villarejo y paralizante como una mirada retadora de Putin», me queda claro que ni soy una lectora avezada ni soy una amante, al menos no una fiel, del noir puro y duro. Del noir de manual.

Y ya lo siento, pero, parafraseando a Sabina, leyendo En el descuento me he sentido perdida como un santo sin paraíso: ¿por qué no soy capaz de apreciar esa excelencia de la que todo el mundo habla cuando se refieren a esta novela?

Lo cierto es que me he aburrido leyéndola. El Chúster, con su bigotazo, su cojera y sus paranoias, no ha conseguido calar en mí. Las continuas referencias al fútbol solo han servido para alimentar mi tedio.

Dado que me resulta difícil concretar los motivos de mi desapego hacia esta novela, me van a permitir que, empleando la técnica denominada tormenta de ideas (fui haciendo anotaciones según avanzaba), intente contarles cuales fueron mis impresiones al leerla.

Que fluyan las ideas pues…

Introducir a Ledesma, escritor catalán, en el resto del territorio nacional uniéndolo, en esta aventura literaria, a un escritor madrileño más conocido porque varias de sus novelas han sido llevadas al cine (Historias del Kronen, Mensaka).

Universo futbolístico (futbolistas famosos, reglas del juego, términos propios del considerado deporte Rey) como manera de llegar a un público más amplio.

Guiños al público más joven a través de las referencias al trap e intento de que esta música, nacida a la vera del rap en el Sur de Estados Unidos, contribuya a dotar a la novela de esa estética triste y oscura (pobreza, crack, gente perdida) que la caracterizó en sus inicios.

Cortesía de Mecano, Jordi «se decolora, porque esta lavadora, no distingue tejidos».

Buen rollo entre ambos autores a la hora de escribir. Lo han gozado.

Empleo de LAS MAYÚSCULAS para los gritos, a lo Hubert Selby Jr. en su novela Last Exit to Brooklyn («POR EL AMOR DE DIOS, ABRE LA PUERTA. ME VOY A MEAR. ¿POR QUÉ NO TE VISTES EN EL DORMITORIO? PORQUE NO ME DEJAS EN PAZ. Vinnie daba puñetazos y patadas a la puerta. PUTA ASQUEROSA»).

Matrimonio por interés. Uno de esos basados en fomentar las buenas relaciones vecinales a costa de esconder las peculiaridades, digamos chirriantes o desestabilizadoras, de uno de los cónyuges.

El divorcio es inevitable. Jordi se asfixiará en un matrimonio convencional…

Ya está. Es cuanto puedo decirles.

En el descuento no me ha gustado porque no es, en absoluto, lo que esperaba.

Me ha faltado algo de humor, algo de sorpresa, algo que despertara y mantuviera mi maltrecha curiosidad.

Y, sobre todo, siendo uno de los padres de la criatura Jordi Ledesma, me ha faltado el asombro, el estremecimiento que me provocaron sus anteriores novelas. Echo en falta los embates emocionales que su prosa provoca. Contundencia, claridad y lucidez.

No hay más.

Como han dicho y escrito los que entienden, En el descuento es una excelente novela negra., una novela monumental, probablemente una de las mejores de este año. No lo dudo.

Pero no es mi novela.

Eso sí, Tomate esta botella conmigo siempre ha sido y será mi canción favorita de Chavela.

En el descuento

Jordi Ledesma y José Ángel Mañas
Alrevés

Puedes seguirnos en Telegram, Twitter

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s