Novela: «La mirada del irlandés», de Pepe Pascual Taberner

La-mirada-del-irlandesSergio Torrijos Martínez

Corre el año 1932, Hitler aún no ha llegado al poder, aunque se postula como un actor importante dentro de la Alemania de postguerra. Todavía no se puede hablar claramente de régimen nazi, Alemania es una república, la llamada República de Weimar, tienen un presidente llamado Hindemburg, sí, el mismo que es considerado por todos un héroe de la primera guerra mundial.

Ya con esos elementos merece nuestra atención, pocas novelas se atreven con este período tan convulso. Si tienen la paciencia de leer algún libro de historia sobre la época se darán cuenta de que lo que nos ocurre ahora es un aperitivo comparado con lo que se vivió en aquellos años.

Les voy a hacer un balance: en unos pocos años cayeron tres imperios, el Alemán, el Austro-húngaro y el Ruso. Alguno fue despedazado en varios países, otro se convirtió en una república y por último el más grande terminó con una novedosa forma política, el comunismo. Pero eso sólo para abrir boca, debemos sumarle una crisis mayúscula como fue la del 29, una inestabilidad social de las tremendas porque las masas proletarias habían visto mucha trinchera y poco rédito al sacrificio tan enorme en los campos tales como Verdún o el Aisne por poner algunos. En mitad de todo ello, el Imperio Británico atraviesa una crisis de aúpa y Francia… bueno, mejor no seguimos. Perdón, faltaba Italia, que andaba coqueteando con el fascismo y un señor llamado Benito que terminaría fatal.

Tal caldo de cultivo creaba una inestabilidad política sin parangón. Los británicos estaban muy interesados en mantener el continente en calma, sus intereses eran paz en Europa para así poder centrar sus esfuerzos en explotar las colonias y ese interés aparece la primera figura de la novela, Sir Thomas, encargado del espionaje británico que teme de varios personajes alemanes y su interés por conseguir materias primas para un futuro y puede que posible rearme.

Sir Thomas encarga a un espía, Charles Parker, que intente dilapidar ciertas negociaciones sobre materias primas y así arranca la acción.

Para comprender todo correctamente debemos pensar en que los espías no sólo se dedican a recopilar información sino también a desinformar o simplemente a estorbar esfuerzos ajenos. Así nuestro británico se verá envuelto en una trama que terminará en Berlín en mitad de la llegada al poder del señor del bigote grueso.

La novela es un thriller internacional, viajes, hoteles, clubs, mujeres bellas… vamos, tiene todos los elementos precisos, teniendo en cuenta la época y los medios adecuados, que el autor respeta a rajatabla.

La obra se lee con rapidez, tal vez carezca de algo de intensidad, pero se suple con una ambientación muy buena. Es el primer trabajo del autor en la ficción y como tal se percibe esa falta de maestría que con el tiempo se conseguirá remediar.

Como novela puede interesar sobre todo por la época en la que se ubica, pueden darle una oportunidad, como obra inicial tiene aciertos y errores.

La mirada del irlandés

Pepe Pascual Taberner

Bubok

Puedes seguirnos en TelegramTwitter

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s