Crónicas de la Transición

En los ochenta, el hispanista británico Ian Michael -¿habrá tantos britanistas españoles como hispanistas británicos?- escribió una serie de seis novelas protagonizadas por el comisario Luis Bernal y ambientadas en el Madrid de la Transición, todas ellas firmadas con el seudónimo David Serafín.

Ignoro el éxito que pudieran tener en la época de su publicación original, pero tal vez sea ahora un momento más adecuado para ofrecerlas a un público que las puede leer con la perspectiva que da la distancia, algo que viene haciendo desde hace un año la editorial Berenice. De momento van dos títulos publicados, Sábado de gloria y Madrid underground (que recupera el más afortunado título original en lugar de aquel con que se publicó en España hace casi 30 años, El metro de Madrid). El siguiente será -según advierte la editorial- Golpe de reyes y, espero, continuará con los tres restantes: Puerto de luz, Incidente en la bahía y El ángel de Torremolinos.

Y decía que me parecía éste un buen momento para reeeditarlas, tal vez mejor que el de la publicación original, pues el paso de los años nos permite tener una perspectiva más amplia del ambiente que se describe a lo largo de la serie: los complicados años de la Transición española. De paso, a los que entonces contábamos con, digamos, unos diez o quince años, nos permite refrescar la memoria; a los más jóvenes, conocer una época que, de otro modo, difícilmente pudieran imaginar que se vivió en España hace tan pocos años.

Porque, mediante los recursos propios del género policíaco, la principal aportación de las novelas de Serafín es la de echar un vistazo a una época bastante más convulsa de lo que se nos cuenta cuando se pone a la Transición española como ejemplo del paso pacífico de una dictadura a una democracia. Como le he leído al autor en una entrevista, “La gente dice que la transición no fue sangrienta. ¡Si lo hubiera sido…!”

Sábado de gloria está ambientada en la semana previa a la legalización del Partido Comunista, y arranca con un suceso que vivió el autor cuando se desplazaba en un autobús urbano y al que los medios de comunicación apenas dedicaron unas líneas: la muerte de un joven que se arrojó -o fue arrojado- desde lo alto de un edificio del centro de Madrid. Y en cuanto a Madrid underground, de la mano del comisario Bernal viviremos las vísperas de las primeras elecciones democráticas desde 1936, en las que un loco -no se le puede llamar de otra manera- anda sembrando el metro de la capital de maniquíes ensangrentados y algún que otro cadáver de mujeres jóvenes y rubias sin aparente conexión entre ellas.

Dos novelas bien estructuradas, con un magnífico sentido del ritmo, amenas, con una buena galería de personajes -tanto los que integran el equipo investigador como los que les rodean, especialmente las mujeres que hacen más llevadera o insoportable la vida del comisario, según sea el caso- y a las que solamente sacaría un pero relativo a los móviles de los crímenes que se investigan en cada una de ellas o el modo un tanto casual o imprevisible de resoverlos.

Por lo demás, lo dicho: un buen sustituto de los Telediarios de la época, algo así como una de esas ediciones de Informe semanal llamadas “Sucedió hace 25 años” que ponen de vez en cuando en la Primera como complemento a la programación habitual.

@ricardo_bosque

 

Sábado de gloria
Madrid underground
David Serafín
Trad.: Antonio-Prometeo Moya
Berenice

Un comentario en “Crónicas de la Transición

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s