“Mud”, por José Luis Muñoz

Mud-723972853-largeJosé Luis Muñoz

Mud (Matthew McConaughey), un tipo al que le falta un diente, anda siempre sin camisa, tiene un tatuaje en forma de serpiente en la espalda, lleva una pistola en el pantalón y está empeñado en hacer navegar una barca colgada de un árbol, es un fugitivo de la justicia que se oculta en una isla del Misisipi. A ese trozo de tierra en medio del río, en el que malvive como un salvaje, llegan dos adolescentes de catorce años, Ellis (Tye Sheridan, El árbol de la vida) y Neckbone (Jacob Lofland) que viven en modestas casas a orillas del Misisipi y salen todos los días en su barca a descubrir nuevos lugares en donde jugar. Entre Mud y los dos muchachos se establece una relación de amistad de la que éstos no hablarán a sus padres. Mud, con su personalidad y las historias que les cuenta, se convertirá en alguien que les fascinará por su forma de ser y al que mitificarán hasta el punto de ayudarle cuando se vea en apuros con la llegada de unos cazarrecompensas contratados por el padre (Joe Don Baker) del hombre al que mató.

No es nuevo el tema de Mud en el cine; ya lo trató a su manera y de forma poética El espíritu de la colmena de Víctor Erice en donde dos niñas ayudan y sienten una extraña veneración por un maquis herido que tienen como preciado secreto y del que no hablan a sus padres. Pero lo peor del tercer film de Jeff Nichols, de cuyo guion es también responsable, es su indefinición genérica. Lo que parece va a ser un film iniciático con adolescentes con tensas relaciones con sus progenitores, propias de la edad, y fascinados por un varón adulto, al que toman como modelo, personificado en ese vagabundo que vive como Robinson Crusoe en una isla desierta, no acaba de casar con el velado relato negro que Nichols hilvana sobre el pasado oscuro de Mud y que termina en una catarsis a lo Peckinpah que en otro contexto no chirriaría.

No ayuda el tono narrativo de Nichols, monocorde y abúlico, con idas y venidas a la isla que cansan, el excesivo metraje de la película, más de dos horas, y las interpretaciones de todos sus actores, empezando por el propio Matthew McConaughey, que siempre me ha parecido muy mediocre, siguiendo por Reese Witherspoon, la novia de Mud, y acabando por Sam Shepard como improbable tirador de élite y mentor del luchador solitario que pone su rifle al lado de su pistola en ese final a lo western en el río Misisipi.

Un comentario en ““Mud”, por José Luis Muñoz

  1. This ranges from the obvious bread, pasta, potatoes, cheese cake or chocolate, your body will develop a system that will store more fat than
    normal. Another common dieting your cat mistake is thinking that it is only a matter of 10 weeks.
    The products used in many of the recipes are tagged with” Make it Again” –showing how to use
    leftovers from one dish into another.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s