“El año más violento”, por José Luis Muñoz

El_a_o_m_s_violento-804805768-largeJosé Luis Muñoz

Nos había contado años atrás J.C. Chandor (Nueva Jersey, 1973), con un reparto de lujo, el relato de la reciente crisis económica, la estafa global que tanto dolor y empobrecimiento está causando en buena parte del mundo, a través de una película en formato de thriller, negra aunque sin asesinatos, la espléndida Margin Call, una denuncia valiente en la estela de ese género, el de la autocrítica, en la que tan a gusto se siente el cine norteamericano, y la industria que lo produce, porque nada cambia, a la que siguió, en un registro completamente distinto, Cuando todo está perdido, un film de aventuras marinas con un solo personaje enfrentado a la infinitud del océano, interpretado por Robert Redford, con quien el director tiene buena relación a raíz de la presencia de sus films en el festival de Sundance.

El año más violento está ambientada en el Nueva York de 1981, el año más violento de la ciudad de los rascacielos (todavía no había llegado Rudolph Giuliani, el azote de los delincuentes), según las estadísticas, y en ese año un empresario de origen latino, Abel Morales (Oscar Isaac), que pilota una flotilla de camiones que distribuye gasolina por las estaciones de servicio de la ciudad, empieza a sufrir una serie de asaltos y robos a sus vehículos al mismo tiempo que es investigado por el fiscal Lawrence (David Oyelowo), que lo tiene en su punto de mira y se muestra implacable. Abel Morales, que siempre se ha jactado de llevar su negocio familiar con escrupulosa limpieza, empieza a sospechar de sus competidores y tiene que enfrentarse también, en su propia casa, a su esposa y socia Anna (Jessica Chastain), la hija de un mafioso encarcelado, que le exige métodos más expeditivos para defenderse de los ataques, y al banco que le da la espalda en la importante operación financiera en la que está inmerso.

Consigue J.C. Chandor que el clímax crezca a través de la violencia interna de los personajes -las discusiones de dormitorio, cada vez más ácidas, entre Abel y Anna, sobre cómo abordar la crisis- que casi nunca estalla del todo y describe perfectamente cómo ese empresario honesto, atacado en tres frentes (judicial, competencial y financiero), se busca la vida, recurre a la familia, para obtener recursos, o a otros empresarios, como Peter Forente (Alessandro Nivola), que disfruta de una enorme casa, en solitario, y juega al pádel consigo mismo. Retrata, con verismo, lo que es una pequeña empresa familiar, la suya, formada por él y su esposa con la alianza de Lange (Ashley Williams), su consejero y hombre en la sombra, alguien que se parece mucho al papel que desempeñaba Tom Hagen (Robert Duvall) en El Padrino.

Pero más que a las películas de gánsteres de Francis Ford Coppola o Martin Scorsese, aunque la película se desenvuelva en los ambientes forzosamente mafiosos del capitalismo norteamericano, el último film de J.C. Chandor me ha recordado, y mucho, a algunas películas de Sidney Lumet, ya que retrata ese Nueva York un tanto sombrío y desangelado -la fotografía de Bradford Young, con sus tonos fríos, tiene un peso importante-, de asfalto duro y acera nevada, por el que el director de Serpico se desenvolvía con maestría, y tiene el guatemalteco Oscar Isaac -el Orestes de Ágora; el Lewyn Davis de los Coen- un aire a lo Al Pacino, sobre todo en la mirada, y también de Dustin Hoffman -la primera imagen de la película nos lo presenta corriendo; una de los mejores momentos del film es el largo plano secuencia de la persecución a pie del asaltante de uno de sus camiones tras haberlo seguido con el coche, y al que alcanza finalmente en el andén de una estación de metro-, un actor que se pasaba su juventud cinematográfica –Maraton Man, El graduado– esprintando.

jJeJ1kfosgYIJKIcbemFWngga7n

El año más violento es una película negra, pero con escasa violencia, a pesar de que transcurre en el año más violento de la ciudad -y los partes radiofónicos oídos en las radios de los camiones de la flotilla de Abel Morales, o las noticias que vemos por los televisores, nos lo recuerdan constantemente- que se va tensando a medida que se le complican las cosas a ese empresario recto que no quiere caer en la dinámica gansteril de sus competidores -los reúne a todos en un restaurante para advertirles, pero no se queda a comer, porque aspira a no ser uno de ellos; le vende en una peluquería a un competidor- Martin Scorsese o Francis Ford Coppola hubiera optado por el degollamiento con baja barbera -la gasolina que le ha estado robando de sus camiones cisterna.

Queda en el aire la extrema animadversión que siente hacia él el fiscal Lawrence (el acento africano del actor de origen nigeriano David Oyelowo choca), no explicada; encaja muy bien la reacción de Anna (una Jessica Chastain endurecida que recuerda a algunos de los mejores momentos de Julia Roberts) ante la contención de su marido -remata el ciervo que atropellan de un disparo mientras éste duda con la palanca del coche en la mano- quizá porque le viene de familia (padre mafioso); pero resulta confusa la relación del empresario camionero con uno de sus conductores, el hispano Julián (Elyes Gabel), con el que procura no hablar en castellano, el que sufre el primer brutal asalto de su camión cisterna en un peaje de la autopista, al que al principio trata con afecto paternalista para abandonarlo luego a su suerte en un final abrupto cogido con pinzas, innecesario desde mi punto de vista.

Como el Michael Corleone de El Padrino –y de nuevo viene a la cabeza Al Pacino, con el que, hasta en estatura coincide Oscar Isaac-, Abel Morales pierde la inocencia, y la conciencia, en aras de su sueño americano, hacerse con ese trozo de muelle de Brooklyn que mira Manhattan, su pozo de ambición en donde la honestidad está reñida con el triunfo. Abel Morales lucha contrarreloj por conseguir su terreno, ahora destartalado y ruinoso, comprándolo a ortodoxos capitalistas que, ellos sí, tienen normas rígidas y se rigen por una rectitud moral que han abandonado las nuevas generaciones de lobos -los judíos jasídicos con los que llega a un trato; la ceremonia del contrato; el mutuo respeto entre las partes; el valor sagrado de la palabra-, para tener su lugar en el cielo en ese diamante que es Nueva York, pero dejando por el camino los principios.

Una crítica pausada, y velada, al american way of life con el envoltorio elegante de film noir que crece en la distancia, que tiene el poso del buen cine norteamericano, del de los ochenta, precisamente, al que el director vuelve con su película. J.C. Chandor es un valor seguro, aunque me temo que, como al protagonista de su historia, el sistema acabará corrompiéndole.

Puedes seguirnos en Google+, Twitter y Facebook

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s