Reseña: “Canino”, de Julián Ibáñez

CANINO_cubiertaSergio Torrijos Martínez

“También que por aquella puerta acababa de aparecer una vieja fulana, no tan vieja pero de las que empiezan el negocio a los doce años, una de esas tías listas que follan mucho y ahorran todavía más y cuando se retiran disfrutan de la vida o invierten en otras chicas todo lo que la vida les ha enseñado.

Tenía una de esas miradas que son como una tapia muy alta con un letrero “cuidado con los doberman”.

Corro el riesgo de repetirme. He escrito mucho sobre Ibáñez y hasta ahora he reseñado todas las novelas de la saga Bellón y, claro, no podía faltar a la cita.

Nueva novela y nueva crítica.

Quien siga habitualmente la revista se puede imaginar lo que sigue, si es nuevo no se pierdan detalle.

Bellón de nuevo en marcha, de nuevo sin un duro en el bolsillo pero con dos cachiporras en la maleta y por horizonte ocuparse de lo que siempre ha hecho, proteger a esas muchachas que se balancean al borde de un bordillo. Bellón y su visión del mundo que se circunscribe a un territorio muy acotado. Bellón y su habilidad para meterse en líos. Bellón y la desfachatez con que observa el mundo. Bellón ácido y cáustico pero también vivo como la gente criada en la calle. Bellón y alguna hembra con más peligro que manipular un cajón de pólvora con un cigarro entre los labios.

“No había nada que desentonara en el conjunto, nada fuera de un mundo sin futuro, también sin pasado, hasta el presente había desaparecido.”

Recordando aquella canción; “Si naciste para martillo del cielo te caen los clavos…” pues lo pueden poner sobre el papel y ya tienen mucho aprendido sobre el protagonista.

Bellón tiene que terminar metido en asuntos turbios y a las primeras de cambio se ve en ellos. No lo busca precisamente pero por instinto, actitudes, interés o experiencia siempre termina en el lado equivocado de la legalidad. Todo le empuja a ello, desde la mujer que le gusta hasta donde termina por ir a residir y se incluye el marido de ella, que casualmente maneja los hilos de negocios turbios en la comarca.

Julián Ibáñez juega muy bien sus cartas y en esta ocasión emplea con mucha cabeza el desconocimiento. Bellón recibe datos, encargos, frases informativas cortadas a medias y poco a poco va creando en su mente la idea de los negocios y trapicheos que maneja su nuevo jefe, si es que alguien puede considerar a Bellón su empleado, claro está.

Todo parece difuso, evanescente, inasible y la tara del protagonista es ir sumando datos, intentando enlazar lo que ve o escucha con la realidad.

Nada es estable en el universo literario de Ibáñez.

Los secretos parecen inescrutables porque quién sabe algo se lo calla.

Los sobreentendidos, las frases a medias, las verdades terciadas, eso forma parte intrínseca del universo literario del autor. Eso y la violencia, la que se genera de manera brusca y brutal porque el mundo suele ser así y más aún cuando el que se refleja vive en el delito.

Leer a Ibáñez es encontrarte con novela negra de verdad. No hace falta ponerle más etiquetas, lo que elabora el maestro es canónico.

Léanlo y me cuentan.

“Empujé una de las hojas del portón de madera vieja con grandes clavos de cabeza negra y entré. Mis pulmones reconocieron el viejo ambientador de los hall de los bares de alterne, un aroma suave pero que se imponía para que sintieras que acababas de aterrizar en otro planeta; también una moqueta verde, unas paredes blancas con apliques apagados porque la luz venía del techo, y un guardarropa a la derecha con una rubia con tirantes sosteniéndole una faldita negra tableada, con un sombrerito amarillo pálido de barquillero, unas tetas medianas de pezones a los que acababa de sacar punta y una sonrisa como si se hubiera ido la corriente cuando se la estaban colocando en el careto.”

 

Canino
Julián Ibáñez
Cuadernos del Laberinto

Puedes seguirnos en Google+, Twitter y Facebook


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s