Reseña: “Fatídica”, de Jean-Patrick Manchette

fatidicaSergio Torrijos Martínez

Ciento veinticuatro páginas de texto le han bastado a Manchette para crear este pedazo de novela.

No hay nada que sobre, ni una coma, ni una triste línea. Es pura condensación, pura concisión y puro disfrute. La novela se puede leer en una sentada, aunque mejor les animo a darle un poco más de tiempo, para paladearla más que otra cosa. Tiren de fuerza de voluntad para darle dos tardes, aunque reconozco que será difícil, la novela atrapa la atención como un imán a un hierro.

Hay violencia, muerte, traición, entrega, drama, amor, odio y también acción, mucha acción.

Como novela me ha impresionado, no por la concisión, que también, sino por la viveza, la intensidad con que narra todo. Todo en la novela es extremo y eso que la violencia tiene un inicio y un final, pero en el medio se percibe, se nota, se siente que hay sentimientos brutales que sólo necesitan una chispa o un fogonazo para hacer explotar todo.

Manchette aprovecha la trama para dar palos a la sociedad de la época, sí señores, le ha dado tiempo, critica sin tibiezas a las élites provinciales que hacen del servicio público un negocio particular, a los industriales con pocos escrúpulos y a esa sociedad civil que posee escasa ética. Todo lo descubre Aimeé Jooubert, una mujer delicada, educada y hasta tímida que comete asesinatos. Se traslada a Bléville, una ciudad de mediano tamaño no muy alejada de París, y allí no le cuesta entrar en la sociedad acomodada con el propósito de destruir ese estrato. ¿Qué motiva a Aimeé a ser así? Eso lo tendrán que leer ustedes, pero es como todo en la novela: un fogonazo.

Aimée, pese a ser destructiva por naturaleza, o al menos la naturaleza que se ha impuesto, genera emoción, atracción, como lectores nos sentimos profundamente identificados con ella, no así con el resto de los personajes que aparecen. La atracción hacia tal personaje tiene algo de oscuro, de feo, porque sabemos de sobra lo que es Aimeé. Atrae a todos como la luz a las polillas. Es destructiva pero no por capricho, se puede intuir que su propia naturaleza le obliga a ello o puede que sea una elección volitiva, no lo sabemos. Sabemos, no obstante, que es desequilibrada, que es voluble, que cambia, que se enfrenta cada segundo a sí misma… Reconozco que es complicado explicar a Aimeé, pero ése es uno de los grandes encantos de la novela.

Toda la obra se mueve a un ritmo frenético, con una prosa sencilla pero plagada de pequeñas joyitas. Manchette recrea perfectamente los ambientes y lo hace desde la sencillez más absoluta, con escasos detalles. Lo curioso es que funciona y lo hace la mar de bien.

La novela es un pelotazo, así de claro. Un gran acierto su reedición por parte de la editorial Navona, a la que tenemos que agradecer que reedite esta joya. Manchette fue un gran escritor que no puede caer en el olvido como casi le ocurre a esta novela. Si quieren algo bueno, una gran novela, no lo duden, está es una de ellas.

 

Fatídica
Jean-Patrick Manchette
Trad.: Joachin De Nys
Navona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s