Pulps Fiction: las portadas del crimen. Una exposición para Bruma Negra

La colaboración entre el Ayuntamiento de Plentzia y la Revista Calibre .38 ha ido este 2017 (año de celebración del 25 aniversario de la puesta en marcha de los Encuentros sobre Género Negro Bruma Negra) más allá de los dos días que durarán los encuentros (23 y 24 de junio), ofreciendo a quienes se acerquen a Plentzia la semana del 19 al 24 de junio una exposición singular bajo el título PULPS FICTION (Las portadas del crimen); una exposición en la que serán protagonistas los ilustradores que dieron imagen, en las cubiertas primero y en los comic books después, a las historias de detectives y criminales que los escritores crearon en la consolidación de un género que vino en llamarse primero novela policíaca (respetando el término roman policier acuñado en Francia) y años más tarde novela negra.

Con las primeras novelas de detectives aparecidas en el siglo XIX, el ilustrador acompañó al éxito literario desde una posición a veces (injustamente) olvidada. Las portadas de las novelas “de a penique” (penny dreadfuls) como Sweeney Todd (“The Demon Barber”) o Spring Heeled Jack (“The Terror of London”) aterrorizaban al lector como reclamo, como antes hicieron las ilustraciones de ejecuciones del Newgate Calendar. Solo con escritores como Charles Dickens o Wilkie Collins el ilustrador se hizo famoso. Primero fueron George Cruikshank o Phiz con Dickens o John McLenan con Collins, hasta que George Du Maurier alcanzó la fama por encima del anónimo autor de El misterio de Notting Hill. Grandes ilustradores. Pero hubo que esperar casi hasta el final del siglo para que el ilustrador saltara del interior de las novelas a las portadas. A partir de ese momento su relación con el florecimiento del género policíaco fue indisoluble hasta alcanzar el papel protagonista con la aparición del noveno arte. El cómic.

La exposición PULPS FICTION (Las portadas del crimen) ofrecerá a quienes acudan a la Casa de Cultura de Plentzia (Goñi Portal) la posibilidad de recorrer aquellas décadas de creación artística paralela al nacimiento del género negro de una manera amena admirando las ilustraciones creadas por aquellos artistas.

 

EL DETECTIVE ASOMA A LAS PORTADAS

Sydney Paget fue llamado por The Strand para realizar las ilustraciones de Un escándalo en Bohemia de Arthur Conan Doyle para el número de julio de 1891. Paget creó las primeras ilustraciones reconocibles de Sherlock Holmes; y George Newnes, el editor, decidió incorporar a las portadas de The Strand la figura del detective. Las historias de Holmes fueron publicadas en muchos magazines de la época, pero Doyle siempre solicitó a The Strand que su ilustrador fuera Sydney Paget. Entre 1891 y 1904 dibujó 356 ilustraciones para Sherlock Holmes. Solo cuando Collier’s publicó en EE.UU. las aventuras de Sherlock Holmes, el detective volvió a ocupar la portada de la mano de Frederic Dorr Steele, el ilustrador que creó la icónica imagen de Sherlock Holmes inspirado por las representaciones de William Gillette en los escenarios.

The Strand tenía clase, y por sus páginas transitaron los mejores escritores de novela “de detectives”, pero hizo falta la apuesta de un editor para crear un nuevo modelo de magazine literario. Frank A. Munsey fue un editor visionario: en 1896 decide editar un magazine hecho con pasta de papel (pulp) para que sea menos costoso y así poder incrementar la tirada. “Las historias valen más que el papel en el que están escritas”, dijo. Argosy transformó la industria de los magazines. Publica relatos de aventuras, románticos, de horror y de detectives. En las páginas de Argosy publicarán escritoras maestras en la construcción de thrillers como Mary Roberts Reinhart o Carolyn Wells. Argosy dio origen a un pulp especializado en historias de detectives como fue Flynn’s, pero nunca dejó de publicar historias de suspense y misterio.

Flynn’s (1924-1928) añadió a la portada el subtítulo Detective Fiction with the Thrill of Truth, combinando historias de suspense con otras sobre crímenes reales. Escritoras como Agatha Christie, Carolyn Wells o Mary Roberts Rinehart, y escritores como J. S. Fletcher o R. Austin Freeman -lo más representativo de la “Golden Age”-, poblaron sus páginas. En la portada se acreditó como editor a William J. Flynn, “con 25 años de experiencia en el Servicio Secreto” (Flynn fue conocido como Big Bill Flynn, el hombre que reorganizó el cuerpo de detectives de la Policía de Nueva York y fue director del FBI). En 1928 pasó a llamarse Detective Fiction Weekly, publicando a una generación de escritores como Erle Stanley Gardner o Cornell Woolrich.

En octubre de 1915, la editorial Street & Smith editó el primer pulp dedicado enteramente al crimen: Detective Story Magazine. Los autores elegidos fueron Agatha Christie, Dorothy L. Sayers, Sax Rohmer o Edgar Wallace, incorporando en años posteriores a Carroll John Daly, entre otros. Street & Smith, publicó 1.057 números y su edificio en la Séptima Avenida de Nueva York fue una institución.

Black Mask nació como pulp magazine en abril de 1920 no dedicado exclusivamente al crimen. Sin embargo, las historias de aventuras o sobrenaturales (weird tales) resultaron eclipsadas pronto por las historias de detectives al estilo de las novelas británicas de misterio. Bajo la dirección de Cap Joseph T. Shaw, el pulp se centra en las novelas de detectives. En mayo de 1923 publica la que es considerada la primera novela negra de detectives “duros” (hardboiled dicks): Three Gun Terry de Carroll John Daly, protagonizada por el detective Race Williams; y en octubre de ese mismo año, Dashiell Hammett publica su primera historia del Agente de la Continental. Había nacido un género.

Dime Detective fue el pulp competidor de Black Mask y el más vendido durante años. De la mano de Henry Harry Steeger, dueño de la editorial Popular Publications (y aficionado a Sherlock Holmes y a las historias de horror), comenzó incorporando relatos de horror gótico o sobrenatural. Un nuevo editor, Ken White, buscó atraer a los mejores escritores noir de la época, como E. S. Gardner o Carroll John Daly. Raymond Chandler abandonó Black Mask y publicó en Dime Detective siete novelas cortas entre 1937 y 1939; de ellas nació años más tarde una obra maestra: El largo adiós.

Si la marca de portada de Black Mask fue un antifaz, en los años veinte el pulp de detectives se aproxima al de aventuras con la creación de detectives enmascarados que serán el modelo de los futuros superhéroes del cómic. La Sombra (The Shadow) nace en 1930 de la mano de Walter B. Gibson, ocultando la personalidad del millonario Lamont Cranston bajo un sombrero y una bufanda roja. Le seguirán El Detective Fantasma, La Araña y El Murciélago Negro.

 

LOS ILUSTRADORES QUE MARCARON UNA ÉPOCA

John Albert Coughlin nació el 23 de enero de 1885 en Chicago, Illinois. En 1903 comenzó a estudiar en el Instituto de Arte de Chicago, donde se graduó en 1906 y comenzó a trabajar en publicidad. En 1912 se trasladó a Nueva York, donde abrió un estudio de arte. En octubre de 1915 realizó su primera cubierta para Detective Story. También realizó portadas para otras publicaciones del momento como Detective Fiction Weekly o Detective Tales.

Rafael María de Soto y Hernández nació el 18 de febrero de 1904 en Aguadilla, Puerto Rico. En 1930 comenzó a dibujar ilustraciones interiores para la revista pulp Street & Smith. En 1932 ya realizaba cubiertas para otras revistas como All Detective, Dime Detective o Ten Detective Aces. Fue uno de los pocos artistas profesionales pulp que permaneció activo durante los años de la Segunda Guerra Mundial. En 1964 se retiró de la ilustración y comenzó a enseñar arte en la Universidad Estatal de Nueva York, donde trabajó durante diez años.

Stanley Albert Drake nació el 9 de noviembre de 1921 en Brooklyn, Nueva York. A los dieciséis años se decidió a hacer ilustraciones como las que veía en pulps como Cowboy Stories o Love Stories y las envió a una editorial de Nueva York para venderlas. Realizó portadas y ilustraciones interiores para innumerables revistas pulp de la época como Detective Tales, Dime Detective o Ten Detective Aces. A partir de 1950 se consagró a sacar adelante su agencia de publicidad y al golf, su otra gran pasión, llegando incluso a realizar dibujos para la revista Golf Digest.

Emilie Irene Zimmermann nació el 15 de octubre de 1907 en la ciudad de Nueva York. En 1929 ya había empezado como artista comercial profesional ilustrando portadas de la revista The Golden Book Magazine, de influencia art déco. En 1932 realizaba ilustraciones interiores para revistas pulp picantes como La Parée o Pep Stories. Durante la Segunda Guerra Mundial, debido a que la mayoría de los ilustradores varones acabaron reclutados para el servicio militar, se abrieron nuevas posibilidades de trabajo para las mujeres, aunque quizá menos artísticos, lo que conllevó que aumentase su prestigio. Fue en este momento cuando empezó a utilizar el seudónimo de “Irene Endris”, con el fin de proteger la reputación de su nombre profesional, para publicar en revistas como Speed Detective, Crack Detective o Ten Detective Aces.

Milton Luros nació el 26 de diciembre de 1911 en Brooklyn. Antes de 1937 había comenzado a trabajar realizando portadas como freelance para revistas como Crack Detective, Dime Mystery, Double Action Gang, Detective Novels, Detective Tales, New Detective, Popular Detective, Strange Detective, Ten Detective Aces, Thrilling Detective y True Crime. En 1950 ocupó el cargo de director de arte de una nueva revista, Famous Detective, producida por Columbia Publications, donde también realizó las portadas y las ilustraciones interiores. En 1955 fundó su propia agencia de arte, La Agencia de Arte Americano.

Delos Palmer nació el 26 de enero de 1890 en la ciudad de Nueva York. De buena familia, estudió en la Art Students League de 1911 a 1915 con el impresionista estadounidense George Bellows. del cual dijo: “Fue una buena influencia para mí. Él me enseñó a pintar lo que veía y lo que sentía”. En 1923, Palmer comenzó a vender ilustraciones para Metropolitan Magazine y The Saturday Evening Post, y tras el crack de la bolsa del 29 comenzó a trabajar en Master Detective y True Detective.

Norman Blaine Saunders nació el 1 de enero de 1907 en Minnesota. Después de la escuela secundaria, estudió arte por correspondencia en la Escuela Federal de Minneapolis y recibió una beca para estudiar en el Instituto de Arte de Chicago, que abandonaría para trabajar a tiempo completo en Fawcett Publications en Robbinsdale, Minnesota, donde estuvo durante seis años. En 1934 se trasladó a Nueva York y estudió en la Escuela de Arte Grand Central.

Gloria Maria Stoll nació el 13 de noviembre de 1923 en el Bronx, Nueva York. En 1936 fue una de las primeras estudiantes a asistir a la Escuela Superior de Música y Arte LaGuardia. Un día de abril de 1941 tiró impulsivamente todas sus pinturas a la basura. El conserje de su edificio rescató su trabajo y se lo mostró a otro inquilino del inmueble, que resultó ser el ilustrador pulp Rafael DeSoto, quien la animó a convertirse en ilustradora comercial. Llegaron a compartir estudio de arte. Su obra ha sido expuesta en el Museo de Arte Carnegie, en el Museo Nacional de Arte de Brooklyn, y se encuentra en colecciones permanentes como las de la Universidad de Yale.

 

DEL PULP AL COMIC BOOK. EL ORIGEN DE LA NOVELA NEGRA ILUSTRADA

Como respuesta al crimen organizado que imperó en la década de los veinte con motivo de la Ley Seca y el posterior contrabando de alcohol, en 1931 se estrenan filmes como Hampa dorada o El enemigo público al mismo tiempo que nace la primera tira de prensa de temática policíaca, y que influiría en muchas de las que vendrían después: Dick Tracy, creada por Chester Gould (1900-1985) para el Chicago Tribune.

Con el propósito de imitar el éxito de Gould, el King Features Syndicate de William Randolph Hearst empieza a publicar en 1933 Pinkerton Jr. en el Boston Daily Record: creada por Eddie Sullivan y Charlie Schmidt, editor y director artístico del diario, vería su título cambiado por Radio Patrol primero y Sergeant Pat of the Radio-Patrol después. Esta no fue la única historieta nacida a rebufo del éxito de Dick Tracy. Dick Moores (asistente personal de Gould que jugó un papel fundamental en el look de aquella) alumbró su propio personaje, el periodista Jim Hardy, en una tira que duró de 1936 a 1942. Anterior es Detective Dan: Secret Operative No. 48, nacida en un proto comic book y rebautizada en prensa como Dan Dunn, Secret Operative 48, publicándose entre 1933 y 1943 a cargo de una nómina de autores encabezada por su creador: Norman Marsh.

Al igual que sucedía con el cine, un medio recién nacido como el cómic buscó inspiración en otros ámbitos para atraer a los lectores. Como no podía ser de otro modo, la literatura fue su principal suministrador: de Sherlock Holmes (1887) de Arthur Conan Doyle a Mike Hammer (1947) de Mickey Spillane, muchos fueron los personajes que tuvieron su versión en viñetas, cubriendo así el amplio espectro que va de la novela enigma a la hard boiled. Una excepción es The Shadow (La Sombra), que nace en un serial radiofónico en 1930 y no pasa a la narrativa pulp hasta el año siguiente. El autor de la mayoría de sus historias, Walter B. Gibson (que firmaba con el alias de Maxwell Grant), participó junto al dibujante Vernon Greene en una serie de daily strips desde finales de los treinta hasta 1942. El personaje acabaría luego en el territorio del comic book, contando con la aportación de autores tan prestigiosos como Mike Kaluta, Howard Chaykin, Bill Sienkiewicz o Kyle Baker.

Si la literatura era una fuente constante de inspiración, ¿por qué no recurrir directamente a aquellos que escribieron las primeras muestras del género? Este fue el caso de Dashiell Hammett (1894-1961), considerado el padre de la novela negra hard boiled gracias a clásicos como Cosecha roja o El halcón maltés. Su creación para el King Features Syndicate fue Secret Agent X-9, una tira de la que se encargó de redactar los primeros relatos, aunque pronto contó con colaboradores que se encargaban de desarrollar sus argumentos. Pero si esta obra está considerada hoy como un clásico de la historieta se debe sobre todo a su dibujante, Alex Raymond (1909-1956), que llevó a cabo uno de sus trabajos más dinámicos influenciado por el film noir de la época.

Raymond legó otras grandes creaciones a la historia del cómic antes de su trágico fallecimiento en un accidente de automóvil: Flash Gordon, Jungle Jim… y su última obra: Rip Kirby. Este aristocrático personaje, siempre acompañado de su fiel mayordomo Desmond, está considerado como el primer detective moderno del noveno arte; y sus aventuras se publicaron entre 1946 y 1964, sobreviviendo así a su malogrado creador.

Max Gaines fundó Educational Comics, pero tras su muerte en 1947, su hijo Bill Gaines heredó la editorial y la transformó en Entertaining Comics, dedicándose a la publicación de comic books repletos de historias breves cuyo objetivo primordial era entretener al lector e impactarle con contenidos más explícitos de lo habitual. Entre otras muchas colecciones, publicó varias afines al género policíaco, como las exitosas Crime SuspenStories y Shock SuspenStories.

Detective Comics empezó a publicarse en 1937 por parte de la editorial homónima, rebautizada luego como National Allied Publications y más tarde como DC Comics (este nombre, a partir de las iniciales de la publicación); y es a fecha de hoy la colección más longeva editada en Estados Unidos. Pero esta cabecera ha terminado pasando a la historia del noveno arte gracias al personaje que debutaba en su número 27, con fecha de portada mayo de 1939: Batman. Creado por Bob Kane y Bill Finger (aunque la paternidad de este último no se ha reconocido hasta fechas recientes), el personaje estaba inspirado en creaciones previas como The Shadow, El Zorro o el popular Sherlock Holmes. En sus primeras historias, más cercanas al relato de intriga que al entonces recién nacido género superheroico, el millonario Bruce Wayne era presentado como “el mejor detective del mundo” (apropiándose del calificativo del personaje de Conan Doyle), y combatía al crimen disfrazado de murciélago.

El recién nacido comic book propició que el promotor Everett M. Arnold y el autor Will Eisner idearan un nuevo suplemento para la prensa dominical: un cuadernillo de 16 páginas a color que incluía tres series independientes entre sí. Fue para nutrir esta publicación que el segundo concibió a su personaje más celebrado: Spirit, un enmascarado que luchaba contra el crimen y tras cuyo antifaz se ocultaba Denny Colt, al que sus conciudadanos (salvo el comisario Dolan y su hija Ellen) daban por muerto. The Spirit debutó el 2 de junio de 1940 con el origen del personaje.

 

EL COMISARIO QUE SE MERECIA ESTA EXPOSICION: JAVIER COMA (1939-2017) UN HOMENAJE A SU LEGADO

Toda exposición artística tiene a su frente a un comisario. El comisario que esta exposición se merecía tendría que haber sido el inolvidable e incombustible Javier Coma, que nos ha abandonado este mismo año. Su conocimiento enciclopédico de la novela negra, el cine negro, la historia de los pulps detectivescos de los años 40 y del cómic desde su mismo origen hasta la actualidad era la garantía segura de que este recorrido por la historia que los Encuentros Bruma Negra de Plentzia en 2017 querían ofrecer hubiera sido el mejor posible. En su lugar y con el recuerdo de Javier Coma siempre presente, la exposición ha sido comisariada por Josevi Blender, amante y lector de género negro, profesional creativo en varias facetas audiovisuales (portadas, ilustración, cine) y colaborador de Medianoche Editorial, Todo Negro y MoonMagazine; y de dos miembros del equipo de la Revista Calibre .38: Francisco J. Ortiz, crítico especializado en cine, cómic y literatura de género, autor del blog Abandonad toda esperanza y codirector de Mayo Negro y Unicómic (ambos eventos vinculados a la Universidad de Alicante); y Juan Mari Barasorda, lector impenitente de novela policial, colaborador con la editorial D’Epoca y MoonMagazine y coordinador de Bruma Negra.

La confianza de todos nosotros, así como del anfitrión de esta exposición -el Ayuntamiento de Plentzia a través de Goñi Portal, la Casa de Cultura de la Villa-, es que quienes la visitéis disfrutéis con el paseo cultural que os ofrecemos, a la vez que dedicamos un recuerdo nostálgico a alguien como Javier Coma, que tan gratos momentos nos ha hecho disfrutar a quienes amamos el género negro. Estamos seguros de que él hubiera disfrutado también.

Os esperamos.

El equipo de Revista Calibre .38

 

BIBLIOGRAFIA

A) Literatura pulp

Pulp Art (Robert Lessaer)

The Art of Mystery & Detective Stories (Peter Haining)

The Story of Mystery (Max Allan Collins)

Pulp Culture (Frank M. Robinson & Lawrence Davidson)

 

 

B) Cómic noir

COMA, Javier, De Mickey a Marlowe. La edad de oro, Barcelona, Península, 1987.

COMA, Javier, Diccionario de los cómics. La edad de oro, Barcelona, Plaza & Janés, 1991.

GUIRAL, Antoni (coord.), Del tebeo al manga. Una historia de los cómics (Vol. I: Los cómics en la prensa diaria: humor y aventuras), Barcelona, Panini Comics, 2007.

JIMÉNEZ VAREA, Jesús, “Tiras negras: el género negro en las series de prensa estadounidenses”, en Yellow Kid n.º 4, Barcelona, Gigamesh, XII-2002, pp. 2-20.

Puedes seguirnos en Google+, Twitter y Facebook

Un comentario en “Pulps Fiction: las portadas del crimen. Una exposición para Bruma Negra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s