“Laidlaw”, de William McIlvanney, por José Andrés Espelt

laidlaw_300x458José Andrés Espelt

Esta reedición ha sido una de las más celebradas por los lectores de novela policial, y sin embargo ha pasado casi desapercibida. No solo en este país: en USA se volvió a poner a la venta el año pasado esta trilogía y el resultado fue un tanto parecido. Y es que el universo de William McIlvanney, precursor de la novela negra escocesa, ha quedado en un manjar muy deseable para aficionados exquisitos y con buen paladar.

La mayoría, y me incluyo yo, hemos sido cómplices del inspector Rebus y otros tipos que circulan por las calles históricas de Glasgow o Edimburgo. Pero todo tiene un principio, y este es Jack Laidlaw.

Solo abrir el primer libro de esta trilogía y del que vamos a hablar y te encuentras una frase simple, sin importancia, pero que uno se puede dar una idea de la narrativa que nos espera: “Correr es algo extraño. El ruido que oyes son tus pies que golpean la acera”. Es el sufrimiento del corredor o de la persona que huye. Y conforme pasas páginas te das cuenta de que quieres más, y sabes que hay una segunda y una tercera, y que esta novela de 1977 posiblemente es una de las mejores que has leído.

Pero es hora de entrar en la vida del inspector, un tipo serio, detective de la Brigada de Homicidios de Glasgow, que investiga sus casos de una manera peculiar: hace caso a su instinto y pasa completamente de las órdenes o consejos que le puedan dar. Si puede, evita los vehículos del cuerpo y camina por la ciudad para impregnarse del ambiente denso y extenuante del gentío; del puñetero bocio, me entenderás si has viajado allí. Su carácter contradictorio no le ayuda a pensar (cree en la infidelidad y es infiel, odia la violencia y es violento, etc). Aquí lo llamaríamos un tipo cabezón que solo mira a sus puñeteros intereses. Otro hecho a tener en cuenta es su tendencia a no juzgar a los criminales, siempre tiene un pretexto para intentar comprenderlos.

A por la trama.

De lectura tranquila y para disfrutar, sus 236 páginas se os harán cortas.

Años setenta. Una chica de dieciocho años es violada y asesinada en un parque de Glasgow por un joven que tiene problemas de identidad sexual. El problema surge cuando el nombre de la víctima es Jennifer Lawson, hija de un matón de la ciudad que, ciego de venganza, pondrá a todos sus hombres en marcha para tomarse la justicia por su mano. Pero no es el único interesado, hay otra persona de turbio pasado interesado en el presunto asesino.

Jack, que no está en forma, junto a sus compañeros Milligan (cínico e hiriente) y Harness (observador moderado y sensible) se tendrá que adentrar en los bajos fondos para encontrar respuestas. Al final de la historia sentirás que has montado en una enorme montaña rusa y que te has quedado sin respiración.

Varias cosas que me dejaron out:

Esta es una de las primeras novelas que aconsejé y vendí. Ese mismo día se acercó un lector y me informó de toda la serie. Me ha costado cerca de ocho meses tener acceso a las anteriores ediciones que en breve pasarán a mi posesión.

La segunda es la excelente valoración que tienen de este autor sus compañeros de profesión.

Y la tercera es esa extraña sensación que te queda después de la lectura. Jack Laidlaw es un héroe o un antihéroe, creo que en próximas entregas lo descubriré.

Compra aconsejable y esperemos que estos aullidos míos logren ver en el mercado las dos novelas siguientes.

PD. El dossier de prensa que recibí consta de 7 páginas, y añadidas a la novela me ha dotado de una nueva mirada a la novela escocesa. Nunca se acaba de aprender.

Laidlaw
William McIlvanney
Trad.: Amelia Brito
RBA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s