“La entrega”, de Dennis Lehane, por Sergio Torrijos Martínez

Entrega, La_135X220Sergio Torrijos Martínez

Rabiosa actualidad. Así se puede definir esta novela y no precisamente por su contenido. El celuloide y todo lo que conlleva, como la última aparición del gran James Gandolfini, se ha encargado de aupar esta novela a un estado publicitario francamente envidiable. No es el primer encuentro de Lehane con el mundo del cine, ya se hizo famoso por aquella película, Mystic River, que fue todo un pelotazo, es más, muchos llegaron a conocer al autor por esa muestra cinematográfica. La labor del escritor ha ido unida a la industria mencionada, según se comenta, ya hizo labores de guionista para alguna serie de éxito.

Aparte de todo ello, Lehane es un escritor de una pieza. Capaz de generar tensión, personajes atractivos, tramas interesantes y, sobre todo, hacernos disfrutar con ese mundo propio que, pese a ser tan lejano a nosotros, nos parece cercano.

Un mundo de suburbio de gran ciudad, de depauperados barrios, de personajes que tienen el tufillo del fracaso y ese aroma propio de las derrotas. Lehane es capaz de mostrarnos a los auténticos norteamericanos, esos tipos que visten de cualquier manera y que están pendientes del béisbol o del fútbol americano, trabajadores que tienen condiciones de vida complicadas, una azarosa vida propia de los que no llegan a fin de mes con facilidad. Eso lo muestra el autor americano y lo hace en apenas diez páginas, otra cosa es mostrarnos la densidad de ese mundo, la cadencia de su historia y de su propio ritmo, algo que se ajusta como un guante a la prosa del escritor. Cuestión esta que daría que pensar sobre si su prosa nos muestra semejante mundo con calidad debido a que procede de él o es un estudioso de él. Me creo más la primera opción.

La historia comienza como una típica historia de barra de bar, en cuyo frente está Bob Saginowski, camarero solitario, adusto en el trato, de firmes convicciones religiosas y con una buena carga de humanidad. En torno a Bob y el bar, “Cousin Marv’s”, se genera toda la trama, que prefiero dejar en suspenso todo lo que sea posible. Decir que aparecen mafiosos de los chungos, la avaricia de los hombres, mujeres con problemas y policías en la cuerda floja. Un cóctel de primer orden, ¿o no?

En otros autores sería considerada una historia mínima, muy de barrio o muy local, pero Lehane es capaz de darle trascendencia, de nutrirse de un mundo exportable gracias a que el cine nos lo ha mostrado sin parar. Si lo que se cuenta se hubiera trasladado, digamos a Estambul, seguiría siendo una buena novela, pero no se vendería de la misma forma, creo que me entienden lo que quiero decir.

Dentro de la obra de Lehane no es la mejor novela, personalmente me quedo con las historias más largas y densas de Kenzie y Gennaro, aunque tengo que reconocer que la presente novela gana en intensidad.

A los que ya hemos tenido el gusto de adentrarnos en la obra de Lehane, esta novela no nos va a sorprender, es su mundo, el que siempre nos muestra, en esta ocasión desde otro prisma, interesante, eso sí, pero sigue siendo ese Boston de barrios pobres, violentos, dinámicos y con esa idea de que tienen más pasado que futuro.

Para el que no haya leído antes a Lehane, siempre es un buen momento para empezar con él. Un escritor de primer orden, de lo mejorcito que ahora mismo circula por ahí. Un estilo propio, una prosa sólida y unas tramas e ideas de primer nivel. Es muy cierto que no soy quien para decir nada de él, me encanta, así que háganse a la idea de lo que viene en el último párrafo.

La obra merece mi recomendación. Por muchos motivos, el principal de ellos por la capacidad de disfrute que ha tenido sobre mí. Me lo he pasado francamente bien con la lectura. Es una obra que engancha y lo hace con poco, a partir de superar la décima página es imposible dejar de leerla. Los giros, recovecos y revueltas de la trama son tan imprevisibles como previsibles, podía pasar cualquier cosa. Al final, como buen escritor que es, Lehane acierta. Se la recomiendo antes de ir al cine. Seguro que se puede juzgar mejor la película si se ha leído la novela.

La entrega
Dennis Lehane
Trad.: Magdalena Palmer
Salamandra Black

Puedes seguirnos en Google+, Twitter y Facebook


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s