“Por la mañana me habré ido”, de Adrian McKinty, por Sergio Torrijos Martínez

por la mañanaSergio Torrijos Martínez

Vuelve Sean Duffy y lo hace con potencia, tanta como una explosión de “Semtec”.

Si la anterior novela, Oigo sirenas en la calle, nos encantó, esta no nos ha decepcionado.

El autor introduce nuevos elementos como es por ejemplo un clásico caso de habitación cerrada, pero por debajo, por un lado y por arriba se vive y se respira esa sensación de absoluto peligro de hallarse en una zona de guerra.

Por si alguien no conoce a Adrian McKinty les aviso que ambienta sus novelas en mediados de la década de los ochenta del siglo pasado y las sitúa en Irlanda del Norte, esta en concreto en 1984 en pleno conflicto armado. Sean Duffy forma parte de la policía norirlandesa y como católico es mirado como un traidor por los contrarios, es decir, todo el movimiento de liberación irlandés, incluso su cabeza tiene precio porque se le considera un traidor.

La novela arranca cuando Duffy es rehabilitado, se hallaba suspendido de su trabajo por haber sido compañero de colegio de un peligroso terrorista fugado y su misión será encontrarle. Las labores propias de un sabueso policial chocan con la familia de la mujer del terrorista, única pista para hallar el paradero del terrorista y ahí se inicia una variante de la novela. Sólo le ofrecerán una pista si consigue aclarar el crimen cometido contra la cuñada del terrorista huido. Ahí entramos en uno de los clásicos más trabajados por la novela policíaca o incluso criminal, el caso de un crimen en una habitación cerrada. Hay literatura para dar y tomar sobre el particular, algunas muy brillantes. Resulta curioso que el autor se atreva con un asunto tan manido pero lo resuelve con cierto garbo aunque es complicado sorprender con esos elementos, incluso el propio autor nos ofrece pistas sobre la literatura al uso sobre el particular.

Pero mientras todo ocurre existe un clima, para mí lo mejor de la novela, que rodea a los personajes y a la trama y que parece absorber todo, violencia en estado puro, salvaje y brutal. Que describe el autor como buen irlandés que es, sea del norte o del sur:

“Si la enfermedad de los tiempos modernos era la angustia y el aburrimiento, nosotros, en Irlanda del Norte, habíamos hallado la cura. La presencia constante de la muerte arrasaba con la ambición, la preocupación, la ironía y el tedio hasta convertirlos en una sola palabra en la página. ¡Vive!.

Estar con vida ya era un milagro suficiente.”

La novela se lee con una rapidez inusitada y con un entusiasmo creciente, no por algo McKinty tiene mucha maña para juntar letras y nunca sabes, ni siquiera sospechas, qué va a ocurrir en el siguiente párrafo.

Se sazona la obra con toques de humor y con ese fatalismo propio de los nacidos en aquella isla que tiene mucho de humor negro:

“Un viaje en helicóptero a Bessbrook. Rostros adustos. Preguntas. Los entretuve con maniobras dilatorias lo mejor que pude. Siguiendo pistas, cotejando historias, nuevos acontecimientos… Pero se daban cuenta de que jamás resolvería el caso de Lizzie Fitzpatrick. Como con el Mary Celeste, el triángulo de las Bermudas y la popularidad de Spandau Ballet, conocer la respuesta de algunas cosas no estaba a nuestro alcance.”

Personalmente me he convertido en un fan de McKinty, si la novela anterior me gustó, ésta más aún. La lectura ha sido un gozo y un entretenimiento constante, siempre sorpresivo porque, como ya señalé, nunca sabes, ni sospechas, que ocurrirá, y el autor siempre consigue sorprender.

Mi recomendación más encendida.

 

Por la mañana me habré ido

Adrian McCkinty
Trad.: Eduardo Hojman
Alianza Editorial

Puedes seguirnos en Google+, Twitter y Facebook


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s