Cine: “Tarde para la ira”

tarde-iraTeresa Suárez

“Existen treinta y dos maneras de escribir una historia, y yo las he usado todas, pero sólo hay un argumento: las cosas no son lo que parecen”, Jim Thompson.

El delito: cuatro hombres participan en un atraco. Cuando el asunto se complica los tres encapuchados que han entrado en la joyería logran escapar mientras que Curro, conductor del vehículo preparado para la huída, es apresado por la policía.

Ocho años después….

El bar: el retraído y apocado José juega a las cartas con tres hombres, uno de ellos propietario del local, mientras mira insistentemente a la hermana del dueño, Ana, que angustiada espera la salida de prisión de Curro, su novio, tras cumplir condena.

La familia: como cada día, José acude al hospital donde su padre, en coma desde hace tiempo, permanece ingresado.

La ira: esa pasión arrebatadora, esa furia que de vez en cuando nos convierte en auténticas fieras. “¿Alguna vez has sentido la ira de una venganza justa?”, le pregunta en la serie Narcos el Coronel Carrillo a Gustavo de Jesús Gaviria Rivero, primo hermano de Pablo Escobar, antes de dejarlo en manos de un grupo de hombres a los que une el haber perdido algún familiar asesinado por orden del jefe del Cartel de Medellín.

¿Género? Si thriller es todo film que provoca una fuerte tensión emocional en el espectador, la primera película de Raúl Arévalo como director lo es con mayúsculas.

¿Cine negro? Aunque la película se inicie con una impactante, literalmente, escena lograda gracias a la estratégica colocación de la cámara, uno de sus principales recursos, puede que alguien eche en falta algunos de sus elementos visuales más distintivos (fotografía en blanco y negro, iluminación discreta o uso de luces y sombras), pero una historia que gira en torno a hechos criminales, la pesada atmósfera fatalista que envuelve a los personajes y un antihéroe como protagonista que, lastrado por su pasado, debe tomar una decisión que lo enfrentará a su esquema de valores y creencias, nos anuncia que estamos ante cine negro (¡del bueno, les anuncio yo!).

Que la película huya de las atmósferas, escenarios y modo de delinquir made in USA, refleja la apuesta de Arévalo por un cine negro típicamente español: cine negro cañí.

Nada de garitos oscuros y escenas nocturnas. La acción ocurre, bajo el brillante y sofocante sol del mes de agosto, en un bar de barrio madrileño donde (entre chatos, cañas, raciones de bravas y olor a fritanga) se montan las broncas a la hora de la partida (mus por supuesto, nada de póker) azuzadas por el carajillo de la sobremesa.

Ni carreras imposibles al volante de coches molones y cromados ni cargadores enteros vaciados sobre un mismo tipo. En su lugar, cacharros que chirrían al meter la quinta y la escopeta de cartuchos del abuelo que, empuñada con la suficiente rabia, proporciona tan buen resultado como cualquier otra arma. ¡Y si no que se lo pregunten a los hermanos Izquierdo (“Ahora que sufra el pueblo, como yo he sufrido durante todo este tiempo”) que con nueve muertos y doce heridos, pusieron a Puerto Hurraco, pedanía de Benquerencia de la Serena (provincia de Badajoz) en el mapa!

A la dureza de la historia, la violencia de los personajes y la intensidad de los silencios, se une la fuerza que la banda sonora (destacando la versión que Miguel Poveda hace de la canción Quiero, uno de los temas más emblemáticos del cantaor Miguel Vargas Jiménez, conocido artísticamente como Bambino) impregna al conjunto.

¡Tarde para la ira es una película devastadora, espectacular, magnifica!

Una historia dura y reseca que cuando acaba te deja un poso de angustia y tristeza.

¡Ya tengo candidata para representar a España en los Oscar de 2018 (si me deja Almodóvar, claro)!

Puedes seguirnos en Google+, Twitter y Facebook

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s