Novela: “Jazz para el asesino del hacha”, de Ray Celestin

Ángel Luis Pastor

Debo confesar, para empezar, que no me he enfrentado a la reseña de esta novela con la debida objetividad. Porque hace pocos meses llegó a mis manos El blues del hombre muerto, segundo título de Ray Celestin de la que será su tetralogía sobre la historia criminal de los EE.UU. desde los años 20 a los 50: The City Blues Quartet. Y la historia me pareció tan, tan buena que, cuando empecé con este primero, me centré más en el disfrute de la lectura que en el análisis crítico. Mea culpa.

Pero vamos al grano. Celestin es un guionista de cine y televisión que hace tres años dio la campanada con el lanzamiento de esta serie que podríamos llamar de crímenes históricos por la precisa reconstrucción de las épocas en las que sitúa sus historias, basadas en hechos reales -como esta- o no. Con el hilo conductor del periplo en la vida de Louis Armstrong (uno de sus personajes más relevantes) cada título retrata el ambiente social y criminal de una ciudad y sus “Familias”. Si en el segundo título era el Chicago de Al Capone en los años 30 -y en el siguiente lo será la Nueva York de Frank Costello en los 40- en éste primero es la Nueva Orleans de la Mano Negra en los 20.

En Jazz para el asesino del hacha el autor desarrolla, a partir de varios asesinatos en serie, la historia de un misterioso y extravagante personaje que mata con hacha y envía cartas a la prensa local amenazando con liquidar a quien no esté escuchando jazz en una noche determinada; mientras, un enorme temporal se aproxima para anegar la ciudad ¿Exagerado?, ¿surrealista? No, un caso real aunque, claro, conveniente -y magistralmente- novelado.

Sobre esta base construye un apasionante relato que va intercalando las investigaciones paralelas que, por diferentes motivos, realizan los tres protagonistas interesados en el descubrimiento y captura del asesino que, en el caso real, nunca fue identificado ni detenido. De este modo, el inspector de policía Michael Talbot, la empleada de la mítica Agencia Pinkerton Ida Davis y el ex-policía corrupto, mafioso y recién excarcelado Luca D’Andrea, componen una habilísima trama que acentúa la intriga a base de ir dejando numerosos cabos sueltos que el autor no tiene prisa en atar hasta el final mismo del volumen.

Pero, por encima de la propia historia, Jazz para el asesino del hacha es un impresionante retrato de la vieja dama a orillas del Mississippi, orgullosa de su pasado colonial francés pero podrida por las drogas, el alcohol, la prostitución y la violencia. Una ciudad que está alumbrando, al mismo tiempo, a los primeros capos mafiosos (Carlo Mattranga y Sam Carolla son personajes importantes en la obra) y a los pioneros del jazz, Quien se adentre en las páginas de esta novela encontrará, en una equilibrada mezcla de Historia y ficción, un cóctel explosivo compuesto por la miseria de los barrios negros y la discriminación racial; los negocios sucios y las luchas de poder de la Mafia de la Little Italy; las drogas y el alcohol en sus más variadas formas (desde el absenta de los cafés hasta un fumadero de opio en la trastienda de una lavandería china); la turbia relación entre la Mafia y los políticos corruptos como el alcalde Behrman; y…

… música, mucha música. En los locales del antiguo barrio-prostíbulo de Storyville, en las salas de Tango Belt, en los barcos fluviales del Mississippi o en cualquier otra parte, el jazz resuena en Nueva Orleans en cada rincón y en cada ocasión. En los desfiles y en las calles, en las fiestas y en los entierros, en los cabarés y en los burdeles, el jazz impregna toda la novela desde su propio título: The Mysterious Axeman’s jazz, canción de J. J. Davilla compuesta con motivo de la carta-amenaza del asesino. Una novela que cuenta (como personajes secundarios) con algunos de los más notables músicos del naciente estilo, de Kid Ory o King Oliver a Jelly Roll Morton o el propio Louis Armstrong, metido, además, a detective por obra y gracia de su amiga Ida Davies.

En resumen, una ambientación histórica impecable, una trama basada en un caso real realzada por varias tramas secundarias perfectamente urdidas y unos personajes de una gran profundidad psicológica y espléndidamente trabajados… ¿alguien da más?

Y, como buena nueva para los que ya hayan disfrutado de alguna de las dos primeras entregas, les anuncio la inminente aparición en el mercado inglés de la tercera, The Mobster’s Lament (El lamento del gánster o algo así), para el 21 de marzo de 2019 que, presuponemos, llegará pronto también a España, dado el éxito de las dos precedentes.

Jazz para el asesino del hacha
Ray Celestin
Trad.: Mariano Antolín Rato
Alianza Negra

Puedes seguirnos en TelegramGoogle+, Twitter y Facebook

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s