Cine: “El informe Auschwitz”

José Luis Muñoz

Tras la excelente película rusa El profesor de persa de Vadim Perelman, el cine de la Europa del Este vuelve a poner el foco sobre el inagotable tema del Holocausto para contarnos la historia real de Alfred Wetzler (Nöel Czuczor) y Walter Rosemberg (Kamil Nozinsky), dos presos judíos eslovacos que consiguieron escapar del horror del campo de exterminio de Auschwitz Birkenau para contar al mundo lo que allí dentro sucedía.

Espinoso y controvertido tema el que aborda Peter Bebjak (Partizanske, 1970), inspirado en el libro testimonial de Alfred Wetzler Lo que Dante no vio, que no solo trata del horror nazi sino que aborda también el de la complicidad de los aliados, por su pasividad, con los crímenes nazis al no reaccionar para, como piden esos dos supervivientes que con heroicidad consiguen dejar atrás el infierno, liberar ese matadero o, si ello no es posible, lo destruyan con bombardeos desde el aire. Ni una cosa ni la otra (los internos de Auschwitz estaban dispuestos a sufrir las bajas que fueran necesarias si esto implicaba la destrucción de la infernal maquinaria de asesinato masivo del Tercer Reich). Finalmente fueron los rusos los que liberaron el campo, porque se lo encontraron en el camino, no porque fuera ninguna prioridad en su estrategia bélica.

La película del eslovaco Peter Bebjak es un film notable de denuncia que debería remover conciencias ahora que sobre algunos países del Este de Europa comienzan a hacer mella las teorías negacionistas, se instalan en los gobiernos políticos que lindan ideológicamente con el fascismo o hay otros, como el polaco, que persiguen a los historiadores que insinúan que hubo ciertas complicidades con los nazis que permitieron que el mayor matadero de la historia de la humanidad estuviera a solo 40 kilómetros de una de las ciudades más bellas de Europa, Cracovia, y nadie detectara ese insufrible olor a carne quemada de más de un millón de seres humanos que se esparcía por los alrededores. Alemania perpetró esa masacre de judíos, gitanos, homosexuales y disidentes, y muchos otros fueron testigos pasivos que cerraron los ojos a la evidencia. Seis millones de seres humanos no desaparecen así por así, sin dejar rastro ni sin que toda la sociedad sospeche lo que se hace con ellos, pero lo más cómodo era mirar hacia otro lado mientras la maquinaria de exterminio estaba bien engrasada.

El director eslovaco narra la vida cotidiana del campo, un barrizal en el que los que no son gaseados en los envíos mueren de frío, hambre, agotamiento o enfermedades; la crueldad extrema de uno de sus responsable, Laussman (Floria Panzner) que patea con su caballo los cráneos de prisioneros enterrados hasta el cuello como venganza por la muerte de su hijo en el frente ruso; esos exasperantes tres días, con sus noches gélidas, en los que los ocupantes del barracón 9, del que faltan los evadidos Freddy y Juzek, permanecen en formación para que den cuenta de su paradero; o esa fuga, narrada con cámara subjetiva que se arrastra literalmente por la maleza, cae con ellos por las pendientes boscosas de las montañas, se desenfoca o gira ciento ochenta grados para que el espectador comparta la angustiosa fuga de esos dos seres humanos que son elegidos por sus compañeros para dar cuenta de lo que dentro de Auschwitz sucede.

Para su desgracia, y los que quedaron en ese campo de exterminio, la heroicidad de estos dos hombres no tuvo la recompensa buscada, que Auschwitz fuera destruido por el aire, aunque sus informes salvaron a alrededor de 120.000 personas. La Cruz Roja, que había visitado el complejo dos años atrás, no solicitó una nueva inspección y puso en duda su testimonio y ninguna bomba aliada cayó para detener esa maquinaria infernal de muerte (espeluznante esa escena en la que los protagonistas se citan para ultimar los detalles de su fuga en el almacén de cadáveres en donde están amontonados los cuerpos desnudos de los que van a ser incinerados que no causan ningún horror a personas familiarizadas con la muerte).

Film tan áspero como necesario este El informe Auschwitz, que arranca con una secuencias estremecedora (la lenta agonía del prófugo que cuelga a la entrada del campo con un cartel sarcástico sobre su pecho: “¡Hurra, he vuelto!”), que utiliza el cromatismo de sus imágenes (ese naranja con que se retrata las gélidas escenas nocturnas del campo, con los presos formados ante su barracón, que van cayendo, y la imagen de fondo del horno crematorio que funciona día y noche; o el tono azulado de esas imágenes invertidas, que es la visión que tienen de los soldados nazis que los buscan desde su escondrijo los dos protagonistas de esta historia) como un elemento dramático más e incomoda al espectador con sus planos subjetivos.

Película la de Peter Bebjak desazonadora sobre ese horror a la que una y otra vez vuelve el cine para documentarlo y que no caiga en el olvido y que termina con una serie de clips sonoros, sobre los títulos de crédito, en los que se oyen los discursos racistas de Viktor Orban, Matteo Salvini, Marie Le Pen o Donald Trump (echo en falta a Santiago Abascal) para recordarnos que la hidra sigue viva.

Puedes seguirnos en Telegram y Twitter

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s