“Entre la lluvia”, de Alberto Pasamontes, por Sergio Torrijos Martínez

Entre la lluviaSergio Torrijos Martínez

La novela me llegó, como muchas otras, de rebote. Una recomendación de un conocido que sabe de mis gustos.

Desde el arranque de la lectura me gustó.

Me ha encantado por transmitir la sensación de contener una buena intriga, por estar muy bien desarrollada y por poseer ese aliento propio de las buenas novelas. Ese aliento o hálito es algo que se aprecia cuando se termina la novela, pasan los días, incluso meses, y cierto recuerdo permanece, algo de lo escrito ha quedado con nosotros para siempre. Eso es lo importante, lo que no está al alcance de todos, y esta obra, primera novela del autor, lo tiene.

Personalmente me quedo, y creo que es de lo mejorcito de la obra, con el tono de los policías. Esa mala hostia, ese genio muy hispano de “¿Usted no sabe con quién está hablando?”, eso sí, tirando de placa policial. Esa sensación de prepotencia, de hallarse por encima del bien y del mal y todo lo tuyo es lo más importante del mundo mundial. Eso, que como españoles lo hemos sufrido todos, está muy presente en la obra y perfectamente bien descrito. Más aún, el ambiente de cabreo propio de la vida diaria de los policías acompaña con lo expresado.

A estas alturas, ya he escrito lo último al principio, debería rehacer todo pero voy a optar por otra cosa muy española, la chapuza, es decir seguir adelante a ver si cuela en forma de reseña original o vete tú a saber qué.

La obra arranca con el descubrimiento del cuerpo de una prostituta muerta a golpes en las cercanías de la M30, en Madrid. El inspector Goyo Barral es el encargado de esclarecer el crimen y, junto a él, un trío de policías de muy diferente carácter y temperamento. Lo que en un comienzo iba a ser un sencillo caso más propio de los bajos fondos -ya se sabe, prostitución y violencia- enseguida gira radicalmente por otros derroteros, muy inesperados.

No pienso desvelar mucho más, lo dejo en el aire, pero iniciamos, recuerdo a los lectores, con un caso de una prostituta asesinada y terminaremos con miembros del CNI rondando por las páginas de la novela. El trayecto entre ambos puntos es de lo más intenso e interesante.

La trama está perfectamente urdida, tal vez peque de un exceso de buenismo o de oportunismo literario exagerado en algunas partes del relato, se podría haber llevado a cabo de otra forma mucho menos forzada, pero la tendencia de la novela, en especial el exceso de protagonismo del citado Goyo Barral, empuja al autor en esa dirección. Ahí el autor peca de inexperiencia, debería haber dado paso o pie a algún elemento ajeno a la historia principal y que equilibrara esa sensación de impostación. Destaco que el desarrollo de la trama contiene una lógica inapelable, que combina muy bien el esfuerzo empleado por los policías con los resultados, algo que normalmente no es muy frecuente.

También, es una opinión muy personal, creo que le falta algo de maldad y de colmillo retorcido. Parte de la trama exigía un descenso a lo más turbio de Madrid y que sólo se da de manera muy somera, ahí, en ese punto muy concreto y que si leen la novela sabrán cual es, había mucha más materia y mucha literatura.

La obra se mantiene en pie con una prosa potente, directa, lo que le da a la novela un ritmo trepidante siendo de lo mejor que nos puede ofrecer. El autor no se anda con rodeos y va directo a lo que importa, lo sinuoso no tiene cabida por aquí.

La novela, como ya dije, me ha gustado. He disfrutado mucho con ella. Si he sido crítico en algún aspecto ha sido porque cuando se lee algo de nivel es preciso que la crítica también esté a la altura y en la presente novela había que ponerse a su medida. Como novela me ha parecido estupenda, la trama también es interesante, lo mejor el desarrollo, sin duda. Tengo que animar al autor para que prosiga en esa senda. Es su primera novela y veo mucho margen para mejorar y seguro que lo hará con el tiempo. Les animo a leerla, merece la pena.

Al final la reseña, no ha quedado mal del todo, ¿no creen?

Marca España, ya saben.

Entre la lluvia
Alberto Pasamontes
Ediciones Beta

Puedes seguirnos en Google+, Twitter y Facebook


Un comentario en ““Entre la lluvia”, de Alberto Pasamontes, por Sergio Torrijos Martínez

  1. Hola Sergio

    Al igual que la novela, llego aquí de rebote a través de nuestro conocido mutuo.

    Muchas gracias por la crítica que me haces, es mucho más de lo que un novato puede desear.

    Estoy de acuerdo en eso del oportunismo literario. Si no me equivoco de sitio (y como pista para ver si hablamos de lo mismo, te diré que en literatura siempre es más importante la credibilidad que la posibilidad), es una escena que hice siendo perfectamente consciente de que me la jugaba, pero que quise hacer así a modo de experimento, a pesar de que era muy sencillo resolverlo de otra forma. Experimento que no volveré a repetir, no porque esté o deje de estar contento con el resultado final, sino porque hacerlo diecisiete veces sonaría ya a tomadura de pelo al sufrido lector. En cuanto a lo demás, ya me estoy afilando el colmillo para la próxima entrega.

    Un saludo, y gracias de nuevo.

    Por cierto, la crítica, no es que no haya quedado mal del todo, es que se saborea de principio a fin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s