Novela: “Pecado”, de Benjamin Black

Por Cristina de @abrirunlibro

Incurrir en el silencio sobre la maldad cometida por otros es de una vileza monstruosa. Aquellos que saben y callan, y se hacen cómplices de una perversión, son tan o más culpables que el propio pecador. Y Benjamin Black —último premio RBA 2017 de novela policiaca con el libro Pecado—, ambienta su novela ganadora en la década de los 50 en un pueblo de un condado de Irlanda, Ballyglass, durante un frío invierno de 1957. Un lugar donde los secretos serán encubiertos por los cobardes que siempre miran hacia otro lado.

El Inspector Strafford, policía de Dublín, recibirá el aviso de que un sacerdote católico amigo del coronel Osborne y que estaba pasando la noche en la casa aristocrática de Ballyglass House, ha aparecido asesinado en la biblioteca con claros signos de violencia. Él será el encargado de dirigir la investigación junto con su ayudante el oficial Jenkins. Un oficial con una peculiaridad que llama siempre la atención: tiene la cabeza achatada.

St. John Strafford con «r», como ha de recordar siempre cuando pronuncian mal su apellido, es un policía de aire distinguido y de religión protestante en un país de mayoría católica. Su porte, su educación, su manera de hablar, hace que todo el mundo le pregunte siempre el porqué se hizo policía. De hecho, en un momento de la novela, el propio Strafford reconoce que se parece más al personaje de Dorothy Sayers, Lord Peter Wimsey, que a un policía irlandés. Benjamin Black crea a un inspector que ni fuma ni bebe alcohol, y parece que desee apartarse con él de los estereotipos sobre los investigadores de las novelas policiales. Suponemos que esta primera novela será el inicio de una futura saga y deja bien remarcado el perfil de su protagonista.

Pecado dispone de tres partes diferenciadas en la trama y todas ellas divididas por años: 1957, 1947 y 1967. La primera parte, la de 1957, girará en torno a la investigación sobre quién ha matado al sacerdote en una pieza más al estilo del enigma policial que de la novela negra. Con un «aire» muy british, se irá desarrollando el perfil de todos los integrantes de la trama de forma meticulosa. El entorno, en un ambiente gélido y desapacible y no tan sólo por la climatología, será pormenorizado y analizado:

«Desde el principio había notado algo raro en este caso, en un sentido que no había visto antes; la sensación le había inquietado desde que llegó y de pronto reparó en qué se trataba. No había nadie llorando».

La segunda parte, la que pertenece al año 1947, descubriremos el porqué y el motivo del posible asesinato del sacerdote haciendo para ello un salto una década hacia atrás. Ésta será la pieza clave y la más oscura del libro. Ya, en la tercera y última, la de 1967, se aunará las dos anteriores con el quién y el porqué y aunque descubriremos la resolución, también comprobaremos que el tumor no se ha extinguido y que el mal anidará indefinidamente.

El autor acomete en Pecado una novela más clásica al estilo británico que una novela negra al estilo americano. Las descripciones, el entorno, profundizando siempre en el carácter, en las apariencias, y en el aspecto social y familiar de los personajes, harán de este libro una narración donde el escritor fijará la ficción describiendo y desarrollando los hechos detalladamente más que buscando, simplemente, un ritmo «frenético» y contundente que nos pueda llegar a confundir. Benjamin Black desea denunciar algo y para ello utiliza todas las exposiciones necesarias para acusar y manifestar el entorno opaco y enfermo que envuelve la trama. Pecado es un libro de matices y de combinaciones que se inicia como una investigación policial clásica pero que irá deparando sorpresas poco a poco hasta convertirse en una novela negra con clara denuncia criminal y social.

Benjamin Black es un narrador de estilo armonioso y elegante que posee una alta calidad literaria en un libro que no busca ser engullido. El lector que ande a la caza de rotundidad y bofetadas al inicio que se olvide: los golpes llegarán, pero en su momento. Pecado es una novela que nos dará a conocer no sólo el crimen principal y el motivo, sino que nos mostrará varios aspectos de la sociedad irlandesa, de las clases sociales, y también de los silencios y ocultaciones pusilánimes que han existido desde que el mundo es mundo.

 

Pecado
Benjamin Black
Trad.: Miguel Temprano García
RBA
 

Puedes seguirnos en TelegramGoogle+, Twitter y Facebook

Un comentario en “Novela: “Pecado”, de Benjamin Black

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s