El rincón oscuro. Viajes criminales en el tiempo

Jesús Lens

Esta semana estamos disfrutando del festival Gravite, una cita cultural basada en la historia, la ciencia, la ciencia ficción y la fantasía que, siguiendo el modelo de Granada Noir, mezcla diferentes disciplinas, de la literatura al cine, pasando por el cómic, la música, la gastronomía, etc.

El pasado martes, por ejemplo, disfrutamos en el Patio de los Perfumes de la puesta de largo de Exorcismos, el libro con los relatos más recientes de José Luis Ordóñez, un maestro del suspense y del terror más desbocados con algunos cuentos que transcurren en Granada, convertida en un escenario consuetudinariamente inquietante, preocupante y fantasmagórico.

El viernes disfrutaremos del magisterio de Rosa Montero en el Teatrillo del hotel Alhambra Palace, donde se le entregará el II Premio Viajera en el Tiempo de Gravite, festival patrocinado por Bankia y CajaGranada Fundación. De las novelas dedicadas a la detective replicante Bruna Husky les he hablado hace poco. Tan sólo les insistiré en que la tercera entrega de la trilogía es igualmente magistral. De hecho, es la que más me ha emocionado en su desenlace. Máxima atención al concepto de ‘transhumanidad’, por cierto. Uno de los términos de un futuro que cada vez es y está más presente. ¡Qué capacidad anticipatoria muestra Rosa Montero en su trilogía cíber noir cuando habla de integrismo religioso, sociedades machistas recalcitrantes, alerta climático, transición energética, desigualdad económica y social rampante y racismo más o menos encubierto!

El sábado, en el Teatro CajaGranada, vamos a dedicar una sesión especial a las reinterpretaciones que ha tenido a lo largo de la historia la novela breve El corazón de las tinieblas de Joseph Conrad, escrita en 1899.

Cuando era más joven y creía en etiquetas y clasificaciones, escribí un artículo reivindicando el carácter negro de la impactante novela de Conrad, desde el recurso al flashback a la labor ‘detectivesca’ de Marlowe, el protagonista, en su búsqueda de Kurtz. Y durante sus pesquisas, durante su periplo por el río, el alumbramiento de lo peor del horror, mostrando lo que ocurría en el Congo. Investigación y denuncia social. La base de la novela negra que más nos gusta.

Ciento veinte años después, en su libro más reciente, Antes de los años terribles, Víctor del Árbol recrea la insania, el dolor y la maldad que invadía la historia de Conrad a través de la historia Isaías Yoweri, un niño feliz durante los primeros años de su vida, transcurridos en Uganda, conocida como ‘La perla de África’. Fueron los años que vivió antes de que el infierno se desencadenara en esa parte del corazón del continente, dejando sueltos un puñado de demonios que, muchos años después, le seguirán acosando.

En Antes de los años terribles, Víctor del Árbol muestra sus cartas desde el principio: conocemos a Isaías Yoweri viviendo en la Barceloneta, a comienzos de 2016. Y sabemos que fue un niño soldado en Uganda a comienzos de la década de los 90 del siglo pasado. Conoceremos que, más allá de sus visibles cicatrices físicas, hay heridas emocionales que todavía no se han cerrado. Y disponemos de 470 páginas para adentrarnos en su historia y descubrir los quiénes, los cómo y los por qué de esas heridas, las físicas y las morales.

En la charla sobre el viaje en el tiempo de El corazón de las tinieblas, en la que participarán el propio Víctor del Árbol y Fernando Marías, recordaremos Apocalypse Now, la mítica película de Coppola, libre adaptación de El corazón de las tinieblas en la que cambiaba el Congo sometido a la tiranía de los belgas por el Vietnam en guerra. ¿Recuerdan quiénes eran los buenos y quiénes los malos? Hay historias en las que la frontera que separa a los unos de los otros es tan tenue que termina difuminándose. La nueva novela de Víctor del Árbol es de esas: cada personaje tiene su historia, sus circunstancias, sus razones, sus motivaciones, sus excusas. A fin de cuentas, ¿qué le dirías al diablo si te ofreciera un vaso de agua en mitad del desierto?, tal y como se pregunta uno de los personajes.

Lo que no exime a algunos de ellos de ser el mal absoluto; contemporáneos Kurtz con el horror prendido en sus bocas, manos y ojos. Personajes dotados de un magnetismo destructivo: “¿de dónde salía esa energía que te atraía como un imán? A lo largo de mi vida he tratado de comprender por qué en ciertos momentos los seres humanos abandonan colectivamente la razón y se entregan en manos de un mesías”.

Antes de asomarnos al corazón de las tinieblas, en una jornada que se promete apasionante, el maestro del terror gótico, Félix J. Palma, volverá a Gravite, esta vez a hablarnos de todas las máquinas del tiempo de la historia de la literatura. O, al menos, de las más importantes.

¡Apúntense a los diferentes periplos espacio-temporales que propone el festival Gravite! Muchos de ellos tienen esencia noir.

@jesus_lens

Puedes seguirnos en TelegramGoogle+, Twitter y Facebook

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s